• Varios líderes religiosos congregados frente a las puertas cerradas de la Iglesia del Santo Sepulcro, en el este de Al-Quds (Jerusalén), 25 de febrero de 2018.
Publicada: martes, 27 de febrero de 2018 14:31
Actualizada: martes, 27 de febrero de 2018 17:10

Aislado ante las presiones internas e internacionales, el régimen de Israel ha suspendido este martes las polémicas medidas que provocaron la masiva protesta de los cristianos en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) y condujeron al cierre de la Iglesia del Santo Sepulcro.

Según medios locales, la municipalidad israelí de Al-Quds ha anunciado que han sido anuladas y quedan sin efecto alguno las medidas fiscales impuestas contra las iglesias, a la espera de que se negocie con los líderes cristianos una solución al contencioso.

Esta decisión se toma días después de que las principales iglesias en la ciudad de Al-Quds, entre ellas el Santo Sepulcro, donde se encuentra la tumba de Jesucristo —de acuerdo con la tradición cristiana—, cerraran el domingo sus puertas cuando el régimen israelí les obligó a realizar el pago de una serie de impuestos sobre las propiedades que poseen en esta ciudad.

“Esas medidas quedan en suspenso”, reza un comunicado de la oficina del primer ministro del régimen israelí, Benyamin Netanyahu, para después informar de que las autoridades de la ocupación “han acordado establecer un equipo profesional (…), con la participación de todas las partes relevantes, para formular una solución para el asunto de los impuestos municipales sobre propiedades de la iglesia que no son centros de culto”.

Esas medidas (contra las iglesias de Al-Quds) quedan en suspenso”, reza un comunicado de la oficina del primer ministro del régimen israelí, Benyamin Netanyahu.

 

No obstante, cabe señalar que el régimen de Israel ha dado marcha atrás en su decisión la misma jornada en la que centenares de personas fueron convocadas a protestar en las calles del barrio cristiano, en el este de Al-Quds, contra las controvertidas medidas de Israel en cuanto a las iglesias.

El lunes, varias organizaciones y autoridades internas e internacionales, como la Organización para la Liberación de Palestina (OLP); el presidente libanés, Michel Aoun; y la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, entre otras, advirtieron de las consecuencias que se podrían derivar de las nuevas decisiones adoptadas por Israel respecto a las iglesias cristianas y otros sitios religiosos en Al-Quds.

Desde que EE.UU. anunciara en diciembre de 2017 que pasaba a reconocer a Al-Quds como la capital de Israel, los israelíes han lanzado varios proyectos encaminados a materializar su plan de judaizar esta ciudad, entre ellos, la construcción de miles de viviendas en los asentamientos ilegales situados en la zona oriental de esta urbe palestina.

myd/anz/tmv/rba

Commentarios