• El soldado israelí Elor Azaria llega a una corte de apelaciones militares en Tel Aviv, 23 de noviembre de 2016.
Publicada: jueves, 5 de enero de 2017 3:27

La Cancillería palestina calificó de representación el veredicto dictado por un tribunal israelí contra el soldado que remató a un palestino herido en 2016.

El miércoles, una corte israelí declaró culpable de homicidio al soldado Elor Azaria por haber disparado contra un palestino en la ciudad de Al-Jalil (Hebrón), en marzo de 2016, mientras este se encontraba indefenso. El fallo argumenta que no había razón alguna para que Azaria abriese fuego contra el palestino, dado que no representaba ninguna amenaza.

Tras el veredicto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Palestina, en una declaración, describió el caso como un "juicio-espectáculo", diciendo que lo que busca Israel con su celebración es atraer reacciones internacionales.

Asimismo, añadió que "varias organizaciones israelíes y grupos de colonos extremistas dedicaron esfuerzos a recaudar fondos para una campaña que defienda al soldado asesino y absolverlo", mientras que "los rabinos extremistas emitieron opiniones religiosas legalizando lo que hizo Azaria".

El primer ministro del régimen de Israel, Benyamin Netanyahu, llamó al padre de Azaria para manifestarle sus condolencias. Otros políticos conservadores cuestionaron el fallo y protagonizaron un inusual debate público con el aparato militar.

 

Por su parte, la ministra israelí de cultura y deportes, Miri Regev, dijo que encabezará un movimiento para indultar a Azaria, mientras que Naftali Bennett, ministro israelí de educación, afirmó que habló por primera vez con Netanyahu sobre una petición de clemencia para el soldado.

El juicio se produjo apenas unos días después de que la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) expresara su profunda preocupación por el creciente número de altos funcionarios israelíes que animaban a las tropas a matar a palestinos, aun cuando no fueran una amenaza.  

El asesinato en marzo del año pasado se produjo en medio de tensiones que comenzaron en los territorios ocupados en agosto de 2015, cuando el régimen de Israel impuso restricciones a la entrada de los palestinos a la Mezquita Al-Aqsa en Al-Quds (Jerusalén).

mkh/anz/aaf/rba

Comentarios