• El viceministro iraní de Asuntos Exteriores, Ali Baqeri Kani (2º derecha), habla con los periodistas en Kazán,18 de mayo de 2024.
Publicada: domingo, 19 de mayo de 2024 7:57

Los países miembros del grupo de economías emergentes BRICS están tratando de excluir el dólar estadounidense en los intercambios comerciales y económicos.

El viceministro de Exteriores para Asuntos Políticos de Irán, Ali Baqeri Kani, realizó estas declaraciones el sábado al margen de la 45.ª Cumbre Económica Internacional “Rusia-Mundo Islámico” en Kazán, en la República de Tartaristán.

“Los miembros del BRICS están seriamente decididos a reducir su dependencia del dólar estadounidense”, ha dicho el diplomático iraní.

Los expertos de los países BRICS mantienen consultas continuas para crear mecanismos que permitan alcanzar el objetivo de la desdolarización conjunta. Para lograr tal meta, es necesario desarrollar la infraestructura requerida en diversos campos, ha apostillado.

 

BRICS, el mayor desafío para el dólar

El grupo de países con economía emergente se formó en 2006 por Brasil, Rusia, La India y China, al que se unió Sudáfrica en 2010. Los BRICS crecieron en enero de 2024 al incorporar a cinco nuevos países, a decir, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Irán y Etiopía.

Además, según informes, cada vez más países presentan solicitudes para unirse al organismo y su misión de desdolarización. Al parecer, 16 nuevas naciones podrían unirse en el año en curso. 

¿Qué pasa con la economía desdolarizada?

Si los países abandonan el sistema económico basado en el dólar, la moneda circulará de regreso a Estados Unidos y generará inflación, donde los precios de la vivienda, el alquiler y las necesidades básicas diarias se dispararán y se volverán inasequibles. Los países restantes que no hayan eliminado el dólar de su ciclo económico tendrían que compartir la carga con Estados Unidos.

La desdolarización también neutralizaría las sanciones estadounidenses contra países como Irán y Rusia y facilitaría los intercambios comerciales entre ellos. Además, generaría presión económica sobre las naciones occidentales, lo que llevaría a Europa a comerciar en euros y en cualquier moneda distinta del dólar, lo que haría que el dólar cayera aún más en picada.

ayk/ctl/mrg