• El líder musulmán nigeriano el sheij Ibrahim al-Zakzaky.
Publicada: domingo, 11 de agosto de 2019 9:16
Actualizada: domingo, 11 de agosto de 2019 10:09

Decenas de médicos de diferentes países del mundo alertan a Nigeria sobre el delicado estado de salud del líder musulmán nigeriano el sheij Ibrahim al-Zakzaky.

En una carta abierta recogida este domingo por los medios, 184 médicos de siete países, a saber: Irán, La India, El Líbano, Siria, Paquistán, Afganistán e Irak han expresado su preocupación por el precario estado de salud del prominente clérigo chií.

Asimismo, han pedido al presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, facilitar el ingreso inmediato de Al-Zakzaky en un hospital especializado para recibir la debida atención médica.

LEER MÁS: Hijo de Al-Zakzaky: No hay opciones para salvar la vida de mi padre

El líder del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés), de acuerdo con los médicos signatarios, ha perdido por completo la visión del ojo izquierdo, mientras el derecho sufre graves problemas, entre ellos glaucoma y degeneración macular asociada a la edad, que podrían llevarle a la ceguera completa, si sigue la negligencia médica.

Además, Al-Zakzaky tiene síntomas de cardiopatía isquémica que podría resultar en un infarto, a esto se suma el espondilosis, que es un proceso degenerativo y gradual de discopatía que afecta a los discos intervertebrales y a las almohadillas cartilaginosas de amortiguación situadas entre las vértebras, han explicado.

Han recordado que el líder musulmán también tiene síntomas de envenenamiento por metales pesados, en concreto, se ha detectado en su sangre niveles altos de plomo y cadmio.

Exigimos al Gobierno y el Parlamento de Nigeria que faciliten cuanto antes el ingreso del sheij Al-Zakzaky en un hospital bien equipado en un país determinado (…), en un intento por impedir las amargas consecuencias de la demora en la atención médica”, se lee en una carta abierta firmada por decenas de médico de siete países para llamar la atención sobre la salud del líder musulmán el sheij Ibrahim al-Zakzaky.

 

Al respecto, Nasir Umar Tsafe, un científico del laboratorio médico del país africano, afirmó en junio que “el nivel de plomo que hemos encontrado en su sangre supera los 200 microgramos por decilitro, la cifra supone 20 veces más de lo que es considerada segura (…) Es peligroso”, advertía.

Mikail Yunus, un miembro del IMN, a su vez, anunció que los resultados de los exámenes médicos realizados en abril pasado muestran el delicado estado de salud del alto clérigo chií, “que arriesgará su vida”.

Teniendo en cuenta todo eso, los médicos signatarios han subrayado, “es crucial” el ingreso de Al-Zakzaky en un centro de atención médica bien equipado “fuera de Nigeria”.

“Exigimos al Gobierno y el Parlamento de Nigeria que faciliten cuanto antes el ingreso del sheij Al-Zakzaky en un hospital bien equipado en un país determinado (…), en un intento por impedir las amargas consecuencias de la demora en la atención médica”, se lee en la carta.

El lunes, un tribunal nigeriano autorizó a Al-Zakzaky a recibir atención médica en La India, luego de la divulgación de informes sobre su precario estado de salud. El líder musulmán, no obstante, tendrá que volver a prisión por los cargos que pesan en su contra.

Al-Zakzaky y su esposa fueron detenidos en diciembre de 2015, tras una violenta redada policial en su residencia en la ciudad norteña de Zaria, en el estado de Kaduna. Durante el brutal arresto, apoyado por las fuerzas saudíes, tres de sus hijos perdieron la vida, su esposa sufrió heridas graves y más de 300 de sus seguidores fueron asesinados.

Las constantes protestas tanto dentro como fuero de Nigeria no han logrado hasta la fecha, obligar a Abuya a liberar al clérigo.

LEER MÁS: Simpatizantes de Al-Zakzaky piden desde Londres su excarcelación

ask/ctl/alg

Comentarios