• Nicaragua rechaza la política Monroe de EEUU en América Latina
Publicada: jueves, 23 de mayo de 2019 5:22
Actualizada: viernes, 24 de mayo de 2019 10:29

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, destaca el rechazo de Managua a la nueva aplicación de la política Monroe de EE.UU. en América Latina.

La doctrina Monroe, “América para los americanos”, presentada por el presidente de EE.UU. James Monroe, que gobernó entre 1817 y 1825, para hacer frente al entonces imperialismo europeo, ha facilitado que los 33 países que hay entre el río Bravo y el cabo de Hornos experimenten algún tipo de intervención estadounidense, mientras el pueblo es la principal víctima.

Hoy en día, la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, ha puesto la doctrina Monroe en su agenda; este es el tema que ha abordado el ministro nicaragüense de Asuntos Exteriores en una entrevista exclusiva concedida este jueves a HispanTV.

Preguntado si cree que la situación que viven actualmente Venezuela, Cuba y Nicaragua —sancionados y presionados por la Administración de Trump— forma parte de un guion que dirige Washington para acabar con la izquierda latinoamericana, Moncada ha respondido: “Sí, ha sido tradicional y persistente esta actitud injerencista e intervencionista de algunos sectores del Gobierno de Estados Unidos (…) Hay la continuación de la aplicación de la política Monroe”, agrega.

Sin embargo, Mocada subraya que Nicaragua “defiende la unión latinoamericana, rechaza la política Monroe que EE.UU. pretende aplicar en la región y resalta que los países defienden sus gobiernos legítimamente elegidos. Además, demanda el respeto a la soberanía de cada uno de los países”.

Nicaragua “defiende la unión latinoamericana, rechaza la política Monroe que EE.UU. pretende aplicar en la región y resalta que los países defienden sus gobiernos legítimamente elegidos. Además, demanda el respeto a la soberanía de cada uno de los países”, ha dicho el canciller de Nicaragua, Denis Moncada.

 

De acuerdo con el canciller, la política Monroe “viola” el derecho internacional, la Carta de las Naciones Unidas y la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA), por tanto, los pueblos latinoamericanos piden “respeto” a su soberanía, sus Gobiernos legítimamente electos y las normas y leyes a nivel nacional.

Ha denunciado también que EE.UU., a través de un grupo “muy reducido” de aliados internos, busca “violentar” el orden constitucional y legal de Nicaragua, bajo el pretexto de cambiar la situación política del país.

La Casa Blanca, con ilusiones de recuperar el dominio que mantenía en la zona, la cual considera su ‘patio trasero’, apoya a títeres ultraderechistas para derrocar los Gobiernos revolucionarios y antimperialistas, como Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Sin escatimar ningún esfuerzo, Washington ha adoptado una serie de medidas brutales, desde sanciones y presiones económicas hasta la organización de golpes de Estado, como ocurrió en Nicaragua y muy recientemente en Venezuela.

Pese a todo eso, los pueblos siguen apoyando a los Gobiernos que eligieron libremente en las urnas, pues están conscientes de que Washington solo busca saquear los recursos naturales de sus territorios.

ask/ncl/mnz/hnb

Comentarios