• El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, habla durante la ceremonia de juramentación en San José, 8 de mayo de 2018. Foto: AFP.
Publicada: lunes, 15 de octubre de 2018 19:28
Actualizada: sábado, 20 de octubre de 2018 3:21

El Gobierno de Nicaragua condena “irrespetuosas” e “injerencistas” declaraciones del Gobierno de Costa Rica sobre sus asuntos internos.

“El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, ante las irrespetuosas e injerencistas declaraciones del presidente Carlos Alvarado de Costa Rica sobre asuntos internos de Nicaragua, expresa su desacuerdo y rechazo categórico”, señala un comunicado publicado este lunes por la embajada nicaragüense en San José a través de la red social Twitter.

En la nota oficial, Managua expresa su condena de la “interferencia pretenciosa e insolente” de la Cancillería costarricense contra Nicaragua.

El texto echa en cara además al Gobierno de Costa Rica las dificultades y crisis que se viven en su territorio a raíz de “protestas, huelgas y denuncias de distintos sectores sobre represión y brutalidad policial que han producido heridos, muertos, perdidas materiales”.

Ante este panorama, Managua recuerda que no interfiere en los asuntos internos de ningún país y, del mismo modo, el Gobierno de Costa Rica debe también cumplir el principio del “respeto y no injerencia” en sus relaciones con Nicaragua.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, ante las irrespetuosas e injerencistas declaraciones del presidente Carlos Alvarado de Costa Rica sobre asuntos internos de Nicaragua, expresa su desacuerdo y rechazo categórico”, señala un comunicado publicado este lunes por la embajada nicaragüense en San José a través de la red social Twitter.

 

“El Estado nicaragüense no es aficionado a enfrentamientos verbales o exhibicionismos mediáticos que otros utilizan como cortinas de humo con la pretensión de ocultar la profundidad y gravedad de problemas sociales o económicos propios”, destaca el comunicado.

Costa Rica emitió el domingo un comunicado en que instaba al cese inmediato de la represión y las detenciones ocurridas el fin de semana en Managua, capital nicaragüense, durante una protesta opositora contra el Gobierno de Daniel Ortega.

A mediados de abril comenzaron manifestaciones y protestas contra el Gobierno de Ortega por una reforma del Sistema de Seguridad Social. A pesar de que finalmente las enmiendas se retiraron, las marchas continuaron y se tornaron cada vez más violentas, causando la muerte a casi 200 personas, entre ellas agentes de policía.

El presidente sandinista ha acusado en reiteradas ocasiones a Estados Unidos de estar detrás de las manifestaciones de la oposición nicaragüense contra su persona, argumentando que las protestas tienen como objetivo provocar un golpe de Estado.

tmv/mla/rba

Comentarios