• Miembros del Ejército Nacional de Libia combaten en Bengasi, 26 de marzo de 2017.
Publicada: miércoles, 12 de abril de 2017 1:37
Actualizada: miércoles, 12 de abril de 2017 2:37

Libia está en una situación precaria y en breve podría llegar a ser el escenario de una guerra a gran escala.

El analista político Bernard Lugan, en un artículo publicado este martes en la agencia rusa de Sputnik, ha advertido de la precaria situación en Libia y de que las rivalidades entre las diferentes facciones podrían causar una guerra a gran escala en dicho país norteafricano.

"Libia no existe como un Estado unido", ha dicho, recordando que en la actualidad dicho país está dividido en dos grandes zonas: Cirenaica, al este, y Tripolitania, al oeste. En el este, el general Jalifa Haftar está en el poder y trata de crear un Estado, mientras que la parte occidental es gobernada por el Gobierno de Acuerdo Nacional y también está repleta de extremistas y hombres armados.

Pero en caso de conseguir [armas] de sus aliados, se puede decidir el conflicto. Y las posibilidades de ganar [de Haftar] no son nada malas", subraya el analista político Bernard Lugan.

Dada la situación en ambos lugares, es más posible que en un futuro cercano se cree un Estado estable y soberano en la parte gobernada por Haftar, pues, a diferencia de las zonas orientales, las zonas occidentales son muy caóticas e inestables.

 

Debido a la superioridad militar y las ambiciones del general Haftar es altamente posible que las fuerzas del Gobierno en el este del país traten de imponer el orden en Libia por la fuerza, por lo que podrían entrar en combate con el Gobierno de Acuerdo Nacional.

No obstante, en la actual situación ni el general Haftar es capaz de librar combates contra los extremistas en el oeste de Libia, pues no cuenta con suficientes armas debido al embargo internacional impuesto a Libia que también impide la importación de armas.

Lugan considera que si algún país extranjero como Rusia y Egipto ayudaran a Haftar, tendría más posibilidades y hasta podría unir a toda Libia y expulsar a los extremistas de este país en el norte de África.

"Pero en caso de conseguir [armas] de sus aliados, se puede decidir el conflicto. Y las posibilidades de ganar [de Haftar] no son nada malas", subraya el experto.

Después de la intervención occidental en Libia en 2011 y del subsiguiente vacío de poder creado con la caída del entonces dictador libio Muamar Gadafi, esta nación árabe se ha visto inmersa en el caos.

Los combates entre los cerca de 1700 grupos armados activos en Libia para controlar recursos y territorio han dejado a este país en la ruina y, si incluimos los enfrentamientos para derrocar a Gadafi, se puede hablar de unos 30 000 muertos y 50 000 heridos.

hgn/krd/nii/

Comentarios