• Soldados británicos en Afganistán.
Publicada: viernes, 18 de diciembre de 2015 15:52

El Reino Unido tiene programado desplegar hasta 1000 soldados en Libia con el pretexto de entrenar y apoyar a las fuerzas de seguridad del país norteafricano.

Según ha informado este viernes el rotativo británico Daily Star, los soldados formarán parte de una misión internacional de seis mil efectivos enviados a Libia.

El culto a la muerte apocalíptica (grupo terrorista EIIL) incluso ha comenzado a construir una fuerza aérea allí (en Libia) para lanzar ataques terroristas al estilo kamikaze contra Europa”, ha alertado el diario Daily Star.

Previamente, la prensa había anunciado que el Gobierno del Reino Unido está considerando seriamente llevar a cabo operaciones militares en Libia, dado el aumento de la presencia y las actividades del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en dicho Estado, y está preparando a cientos de sus militares con la finalidad de ayudar a “estabilizar” Libia.

EIIL ha trasladado su sede desde Al-Raqa, en el norte de Siria, a la ciudad natal de Muamar Gadafi, el difunto exdictador libio, en Sirte (norte de Libia), destaca el diario británico.

El culto a la muerte apocalíptica (EIIL) incluso ha comenzado a construir allí (en Libia) una fuerza aérea para lanzar ataques terroristas contra Europa al estilo kamikaze”, advierte el informe.

A principios de este mes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) indicó que EIIL tiene en Libia entre 2000 y 3000 miembros, y aspira a extender el territorio que controla en el estratégico país norafricano, donde estarán más cerca de Europa.

Según la televisión libanesa Al-Manarel líder de EIIL, Ibrahim al-Samarrai, alias Abu Bakr al-Bagdadi, se ha trasladado de Turquía a Libia, donde los terroristas están ganando más terreno cada día.

Miembros de grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe) desfilan por la ciudad costera libia de Sirte.

 

Extremistas de Daesh, prosigue Daily Star, están ganando poder cerca de las instalaciones de petróleo y gas de Libia, que proporcionan 1 millón de libras al día.

El nuevo presunto despliegue se produce justo un año tras la salida de las tropas británicas de Afganistán —después de 13 años—, y cuatro años después de que se retiraran de Irak, observa.

De igual modo, el diario sostiene que Londres y Occidente tratan de evitar que Libia se convirtia en bastión del terrorismo mundial.

Esto pasa mientras las facciones rivales libias firmaron el jueves, por fin, un acuerdo con la mediación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para formar en un mes un gobierno de unidad nacional.

Desde la caída del régimen de Gadafi, en octubre de 2011, durante una campaña militar orquestada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), gobiernan Libia dos facciones principales: una, el Gobierno reconocido internacionalmente y con sede en la ciudad oriental de Tobruk, y la otra, el Gobierno de Salvación Nacional (GSN), con sede en Trípoli. Cada uno tiene su propio parlamento.

bhr/mla/rba