•  Un avión de reconocimiento P-8A Poseidon de la Armada de La India en pleno vuelo.
Publicada: domingo, 26 de julio de 2020 1:36
Actualizada: domingo, 26 de julio de 2020 2:24

El Ejército de La India espera adquirir 12 aviones espía estadounidenses P-8A Poseidon y drones Predator B, en medio de un pico de tensión con China.

De acuerdo con un informe del diario indio The Economic Times, la Armada de La India espera comprar seis aviones espías P-8A Poseidon, de fabricación estadounidense, por un valor de 1,8 mil millones de dólares, los cuales se sumarían a otros aparatos del mismo tipo que tiene operativos en misiones de reconocimiento, sobrevolando el océano Índico y la región fronteriza noroccidental de Ladakh, con China.

Sin embargo, la adquisición de este equipamiento militar está pendiente de la aprobación del Congreso de EE.UU., anota el medio, citando a fuentes del Ministerio de Defensa de La India. Mientras tanto, añade que Nueva Delhi planea comprar también seis aviones no tripulados (dron) de ataque Predator B, también de manufacturación estadounidense, que usaría en caso de que escalasen más las tensiones con China en la zona fronteriza de Ladakh.

Las Fuerzas Armadas indias planean también desplegar varios de sus aviones de combate Rafael, entregados recientemente por Francia, a lo largo de la frontera con el gigante asiático, reportó el medio local Hindustan Times.

La fuente local explicó que los franceses han entregado hasta el momento cuatro aviones de combate Rafale a la Aviación india y se espera que otros dos modelos más se incorporen a este cuerpo militar en un futuro próximo.

 

La India y China, ambas con enormes Ejércitos y armas nucleares, mantienen disputas abiertas sobre territorios en la zona del Himalaya. A mediados de mes de junio, se ha reavivado la tensión entre los dos países tras un grave enfrentamiento en una zona fronteriza que ha dejado varios soldados muertos en las dos partes. Nueva Delhi reconoció 20 muertos en sus filas.

Ambas partes previamente libraron una guerra breve y sangrienta por la demarcación de la frontera en la región en 1962. Durante años, el gigante asiático ha pedido una y otra vez a La India que retire sus tropas de esta región fronteriza en disputa para evitar una escala de tensiones en la zona, no obstante, Nueva Delhi hace caso omiso a las advertencias de China.

krd/ncl/mjs