• Japoneses se manifiestan contra reubicación de una base de EE.UU. en Okinawa, 14 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 30 de mayo de 2019 7:35
Actualizada: jueves, 30 de mayo de 2019 22:42

El gobernador de Okinawa (sur de Japón) avisa que si EE.UU. sigue operando en una base militar en esta ciudad, podría enfrentar movilizaciones en su contra.

“Si EE.UU. continúa utilizando su MCAS (siglas en inglés de la Estación Aérea del Cuerpo de Marines) de Futenma en la prefectura de Okinawa, pueden ocurrir protestas o incluso a un movimiento general como el que se vio en el pasado”, afirmó el gobernador de Okinawa, Denny Tamaki, en una carta recientemente enviada a los funcionarios estadounidenses.

Si eso sucede, agrega Tamaki, esas movilizaciones tendrían un impacto significativo en los acuerdos de seguridad firmada entre Japón y EE.UU., así como sobre la alianza de ambos países en las actividades en la base aérea de Kadena y la Instalación Naval de Playa Blanca, ambos ubicados en Okinawa.

La población de la isla ha organizado numerosas protestas en los últimos años contra la presencia de las bases estadounidenses. El caso más sonado tuvo lugar en diciembre de 1970, cuando las tensiones llegaron a un punto de ebullición en Okinawa, después de que un conductor estadounidense ebrio golpeó a un peatón de Okinawa, lo que provocó una de las mayores manifestaciones contra EE.UU. en esta región nipona.

Si EE.UU. continúa utilizando su MCAS (siglas en inglés de la Estación Aérea del Cuerpo de Marines) de Futenma en la prefectura de Okinawa, puede ocurrir protestas o incluso a un movimiento general como el que se vio en el pasado”, afirmó el gobernador de Okinawa, Denny Tamaki.

 

Según el diario Japan Times, los residentes locales sacaron a los conductores estadounidenses de sus autos, los golpearon y prendieron fuego a sus vehículos. Más de 80 autos quedaron en llamas y docenas de estadounidenses fueron hospitalizados.

Los soldados estadounidenses también han estado involucrados en multitud de delitos en el país asiático: hasta cometer abusos sexuales y asesinatos.

En otra parte de su carta, el gobernador de Okinawa subrayó que todas las actividades aéreas de EE.UU. deben detenerse por completo en la isla, ya que con las “recientes amenazas de China y Corea del Norte” es probable que las fuerzas de EE.UU. sean atacadas por los Ejércitos de estos dos países.

La isla de Okinawa, ocupada por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y entregada a Japón en 1972, es considerada la base militar más estratégica del país norteamericano en Asia, especialmente por su cercanía al mar de la China Meridional.

snz/ncl/rba/hnb

Comentarios