• Caravana de las Unidades de Movilización Popular de Irak en el norte de Bagdad (la capital)
Publicada: martes, 26 de febrero de 2019 0:32
Actualizada: martes, 26 de febrero de 2019 3:21

El Ejército de Irak ha anunciado este lunes el inicio de una megaoperación contra el grupo terrorista EIIL en zonas fronterizas del oeste, cerca de Siria.

Según ha informado la cadena de televisión local Al-Sumaria, la operación a gran escala tiene como objetivo eliminar cualquier remanente del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en unos 450 kilómetros del oeste del país.

Además de limpiar dicha zona de terroristas, el Ejército iraquí busca “liberar a los ciudadanos secuestrados que todavía permanecen encarcelados” por EIIL, conforme a la fuente.

En la operación, que comprende la provincia de Al-Anbar hasta la frontera con Siria, participan además de las tropas fronterizas, las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe).

Las fuerzas iraquíes siguen luchando por acabar completamente con los extremistas en su país, donde más de 5000 soldados de Estados Unidos están estacionados so pretexto de combatir el terrorismo.

La operación anti-EIIL (Daesh, en árabe) se inicia para “liberar a los ciudadanos secuestrados que todavía permanecen encarcelados” por ese grupo terrorista, anuncia la cadena de televisión local Al-Sumaria.

 

Pese a que la presencia extranjera en Irak ha sido cuestionada por su casi nulo resultado, el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) ha establecido dos bases cerca de la frontera con Siria, con el objetivo de ingresar en el territorio sirio en cualquier momento para llevar a cabo misiones especiales.

Después de que el Gobierno de Bagdad declarara su victoria frente a EIIL en diciembre de 2017, las autoridades estadounidenses prometieron “reducir gradualmente” su presencia en este país árabe; no obstante, en agosto de 2018, Washington anunció que sus fuerzas seguirían en Irak “el tiempo que sea necesario”.

En este contexto, el presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo a principios de mes que las tropas norteamericanas seguirían en Irak para “vigilar a Irán”. Las declaraciones del inquilino de la Casa Blanca provocaron la ira de Bagdad y, en los últimos meses, los legisladores iraquíes han insistido en que las fuerzas estadounidenses deben abandonar el país árabe.

mtk/ncl/ahn/hnb

Comentarios