• El presidente de Francia, Emmanuel Macron, de visita en Beirut, la capital de El Líbano, 6 de agosto de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: viernes, 7 de agosto de 2020 8:53

El viaje de Emmanuel Macron a El Líbano recibe críticas en Francia, donde políticos dicen que él no tiene legitimidad para erigirse como salvador de los libaneses.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, viajó el jueves a Beirut, la capital libanesa, para reunirse con las autoridades locales tras la fuerte explosión en el puerto de la ciudad, que ha dejado cientos de muertos y más de 5 mil heridos.

Sin embargo, su iniciativa ha sido criticada desde la izquierda francesa, que lo ve como “una injerencia en la vida política de El Líbano”. “El Líbano no es un protectorado francés. Alerto a los libaneses sobre las reformas de Macron: proteged las reivindicaciones de vuestra revolución ciudadana, escribió el legislador izquierdista francés Jean-Luc Mélenchon, líder de La Francia Insumisa (LFI), en un mensaje en su cuenta de Twitter el jueves.

Mélenchon ya había enfatizado anteriormente que aunque el envío de material de socorro a El Líbano es algo bueno, con su visita oficial Macron se arriesga a “molestar y desorganizar” la situación interna del país árabe, ya de por sí caldeada en los últimos tiempos. Además, le pidió al jefe de Estado galo que fuera inclusivo a la hora de reunirse con los actores políticos de la nación libanesa.

 

Por su parte, el vicepresidente de la ultraderechista Agrupación Nacional (AN), Jordan Bardella, ha afirmado que aunque el apoyo de Francia al pueblo libanés no se discute, “el espectáculo arrogante y moralizador que ha ofrecido Emmanuel Macron es indecente”.

Los medios franceses han informado que Macron —quien, según muchos analistas, todavía considera a El Líbano una colonia de su país— en su reunión de ayer en Beirut, no descartó la posibilidad de imponer sanciones contra algunos funcionarios libaneses, en el caso de que ellos no implementen las reformas sobre la lucha contra la corrupción. Asimismo, el dirigente galo enfatizó en que si no se llevan a cabo las reformas, El Líbano seguirá hundiéndose.

El presidente francés resaltó volver en septiembre para “verificar la correcta distribución de la ayuda enviada por Francia, y para organizar la cooperación europea y, más ampliamente la cooperación internacional”.

mrz/ktg/krd/hnb