• Tuberías del gasoducto ruso Nord Stream 1.
Publicada: martes, 27 de septiembre de 2022 6:41
Actualizada: miércoles, 28 de septiembre de 2022 12:52

Alemania dice que existe la posibilidad de que la pérdida de presión repentina en Nord Stream haya sido producida por un “ataque dirigido” de Ucrania o Rusia.

El lunes, el Gobierno alemán confirmó una importante caída de presión en el gasoducto ruso Nord Stream 2, horas después de que se detectara un incidente similar en ambas tuberías del Nord Stream 1.

Dinamarca aseguró haber detectado la misma jornada una fuga en el gasoducto Nord Stream 2 en el mar Báltico, a unos 20 km de la isla danesa de Bornholm, por lo que cerró el tránsito marítimo en el área.

Si bien se están investigando las causas de la pérdida de presión en tres zonas del gasoducto entre Rusia y Alemania, Berlín ya no está convencida de que haya sido una coincidencia y baraja la posibilidad de que el incidente ocurriera por un “ataque dirigido” en nombre de Ucrania o Rusia, informó el lunes por la noche el periódico germano Tagesspiegel.

 

Conforme a Tagesspiegel, un acto de sabotaje contra el ducto en el fondo del mar requiere fuerzas especiales, buzos de la marina o un submarino.

En esta línea, Berlín plantea dos escenarios posibles. En el primero, Ucrania o “fuerzas afiliadas a Ucrania” podrían estar detrás del ataque deliberado. La segunda opción es que Rusia hizo supuestamente un ataque de “bandera falsa”, para demonizar a Ucrania y hacer que los precios de la energía de la Unión Europea (UE) suban aún más.

Nord Stream es el gasoducto más importante para Europa. Nord Stream 1 se construyó en 2011, mientras que Nord Stream 2, blanco de sanciones y presiones de Estados Unidos, terminó en noviembre de 2021, pero que nunca entró en funcionamiento debido a las tensiones entre Berlín y Moscú por el conflicto en curso en Ucrania.

Con Nord Stream fuera de servicio desde finales de agosto, el gas ruso solo se puede entregar a Alemania y Europa Central a través de los gasoductos más antiguos que pasan por Polonia y Ucrania, señaló Tagesspiegel.

Rusia representó más del 40 por ciento de las importaciones de gas a los 27 países que componen el bloque comunitario, a través de tres grandes gasoductos: Nord Stream 1, que discurre por el mar Báltico, otro gasoducto que atraviesa Ucrania (Droujba o Amistad), y un tercero a través de Polonia (Yamal).

Desde el inicio de la operación rusa en Ucrania, el 24 de febrero, Europa ha impuesto sanciones al gigante euroasiático como un instrumento de presión. Una decisión, hasta la fecha, con efecto adverso, puesto que Moscú inició el corte del flujo de gas desde junio, lo que les ha costado muy caro a los ciudadanos europeos.

ftm/ncl/mkh