• El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en una reunión en Kiev, 23 de mayo de 2022. (Foto: president.gov.ua)
Publicada: martes, 24 de mayo de 2022 0:39

Kiev establece una ley que permite confiscar bienes a residentes en Ucrania que simpaticen con Rusia y dirigir esos fondos al presupuesto militar.

Según un comunicado de la Presidencia de Ucrania, el mandatario Volodímir Zelenski firmó el lunes una ley sobre los principios de la confiscación de propiedades de sus residentes en el territorio nacional que apoyen la operación militar rusa.

El procedimiento de identificación y confiscación de bienes de las personas sancionadas que, de una u otra forma, apoyan la agresión de los ocupantes contra Ucrania permitirá sustituir rápida y eficazmente el presupuesto ucraniano a costa de los enemigos”, indica la nota.

La ley, aprobada el 12 de mayo en la Verjovna Rada (órgano legislativo unicameral ucraniano) establece la base legal de la retirada coercitiva de bienes por motivos de necesidad pública, incluido el financiamiento de las acciones militares, y no se dará ninguna indemnización por su valor.

Conforme el texto, el Ministerio de Justicia rastreará los activos de personas físicas y jurídicas especificadas en las decisiones del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania. Por su parte, el Tribunal Supremo Anticorrupción llevará a cabo los procedimientos administrativos correspondientes a estos casos.

 

Las estipulaciones de esta legislación particular pueden aplicarse a personas físicas o jurídicas —independientemente de su nacionalidad, lugar de residencia y ubicación— que nieguen o apoyen públicamente la “agresión militar” contra Ucrania o la “ocupación” de parte de su territorio, incluidas aquellas que no suspendieron sus actividades económicas en Rusia durante la vigencia de la ley en Ucrania.

El pasado 24 de febrero, el presidente ruso, Vladimir Putin, dio inicio a una operación militar especial en el este de Ucrania para defender a los civiles de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, ambas ubicadas en la región de Donbás, quienes, según las autoridades rusas, se enfrentaban a un “genocidio” por parte de Kiev.

Moscú ha asegurado en reiteradas ocasiones que su operación militar no está dirigida a los civiles ni pretende ocupar Ucrania, sino lo que busca es la “desmilitarización” y la “desnazificación” de Kiev, al ver que potencias occidentales están utilizando el país eslavo para invadir su territorio.

nrl/ncl/hnb