• La Policía hace frente a los manifestantes que piden justicia por el asesinato de George Floyd ante la Casa Blanca, EE.UU., 1 de junio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 2 de junio de 2020 16:24
Actualizada: martes, 2 de junio de 2020 17:13

La UE ha denunciado el brutal asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la Policía de EE.UU., considerando tal hecho un caso de “abuso de poder”.

Estamos conmocionados y consternados por la muerte de George Floyd (…) Se trata de un abuso de poder. Se trata de un abuso de poder. Eso hay que denunciarlo y hay que luchar contra esta situación en EE.UU. y en el mundo entero”, así lo ha indicado este martes el alto representante de la Unión Europea (UE) para Política Exterior, Josep Borrell, en una rueda de prensa en Bruselas (Bélgica).

En este contexto, el jefe de la Diplomacia europea ha llamado a todas las sociedades a “controlar el uso excesivo de la fuerza” policial y combatir el racismo y la violencia contra las etnias raciales, en particular hacia los afrodescendientes.

“Todas las vidas cuentan, las vidas negras cuentan. Todas las sociedades tienen que seguir prestando atención ante un uso excesivo de la fuerza policial. Hay que abordar esto respetando los derechos humanos y el Estado de derecho”, ha agregado.

Además, ha pedido una “desescalada de las tensiones” después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazara el lunes a su pueblo con el despliegue de “miles y miles de soldados fuertemente armados” para reprimir las protestas.


Floyd, un afroamericano de 42 años, murió el lunes de la semana pasada a manos un policía blanco en la ciudad de Mineápolis, en el estado de Minesota (norte). La víctima colapsó después de estar al menos 10 minutos bocabajo, contra el suelo, mientras un agente policial lo inmovilizaba presionando con una de sus rodillas su cuello, de acuerdo con el audio de un vídeo de varios minutos filmado por un transeúnte.

Este terrible suceso ha provocado masivas protestas contra la brutalidad y el abuso policiales de los que a menudo son víctimas las minorías étnicas. En diversas ciudades estadounidenses las protestas han derivado en disturbios y saqueos.

Mientras la Policía norteamericana reprime brutalmente las manifestaciones, Trump ha agudizado la situación al tachar de “matones” a los manifestantes y amenazar con ordenar que disparen a los indignados si no cesan las marchas, entre otras declaraciones incendiarias.

Entretanto, la indignación por el racismo policial en EE.UU. ha llegado hasta Europa, donde se escuchan gritos que condenan al unísono tal situación en una nación que se autoconsidera adalid de los derechos humanos a nivel internacional.

myd/anz/tmv/rba