• Secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa al término de la cumbre de Washington, 4 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 5 de abril de 2019 6:16

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) decide aumentar su presencia militar en el mar Negro, considerado un nuevo punto de fricción con Rusia.

En una reunión celebrada el jueves en Washington, que coincidió con el 70 aniversario de la creación de la OTAN, los 29 ministros de Exteriores de la Alianza Atlántica retaron indirectamente a Rusia al aprobar una serie de medidas destinadas a reforzar su presencia militar en el mar Negro.

“Nos hemos puesto de acuerdo en un paquete de medidas para mejorar nuestra vigilancia de la situación e incrementar nuestra ayuda a Georgia y Ucrania”, explicó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg en una rueda de prensa.

De acuerdo con el máximo responsable del bloque militar, ese paquete de medidas, propuesto por EE.UU., tiene como finalidad mejorar la formación de las fuerzas marítimas y de los guardacostas de Georgia y Ucrania, visitas a puertos, maniobras militares y un mayor intercambio de inteligencia.

En alusión a las críticas de Rusia, Stoltenberg insiste en que dichas medidas no constituyen una “provocación” a Moscú, ya que Ucrania y Georgia “son países soberanos y tienen el derecho soberano de elegir su propio camino”.

Nos hemos puesto de acuerdo en un paquete de medidas para mejorar nuestra vigilancia de la situación e incrementar nuestra ayuda a Georgia y Ucrania”, explica el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, sobre la decisión del organismo que regenta de aumentar su presencia militar en el mar Negro, nuevo punto caliente en las tensiones con Rusia.

El mar Negro se ha convertido en un nuevo punto de fricción entre el Occidente y Moscú desde que, en noviembre del 2018, Rusia detuvo tres barcos y a 24 marineros ucranianos en el estrecho de Kerch, en el mar Azov, tras acusarlos de ingresar ilegalmente en sus aguas territoriales.

“Pedimos a Rusia que libere a los marineros ucranianos y los barcos que incautó el año pasado en el mar de Azov”, solicitó Stoltenberg.

Moscú, por su parte, ya ha denunciado el plan de la OTAN para el mar Negro y critica que la alianza “no tenga intenciones de renunciar a su confrontación política y militar con Rusia”.

En la cumbre ministerial de la OTAN, Rusia fue de nuevo considerada la principal amenaza, como si de la Guerra Fría se tratara, aunque también abordaron el tema del terrorismo y China.

El aniversario número 70 de la OTAN se produce en una coyuntura de crecientes tensiones con el Kremlin, al que acusan de apoyar a los separatistas en Ucrania y de Georgia, de interferir en las elecciones estadounidenses de 2016 y de inmiscuirse en la crisis política de Venezuela.

mjs/nii/

Comentarios