• La canciller de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande, durante una conferencia de prensa en Berlín, capital alemana, 13 de diciembre de 2016.
Publicada: martes, 13 de diciembre de 2016 18:35
Actualizada: martes, 13 de diciembre de 2016 20:22

Alemania y Francia abogan por renovar las sanciones contra Rusia por el supuesto papel de Moscú en la situación crítica que se vive en Siria y Ucrania.

“Será necesario extender las sanciones contra Rusia de nuevo, aunque habríamos deseado un mayor progreso en la implementación del proceso”, ha declarado este martes la canciller alemana, Angela Merkel, que ha adelantado, además, que “la situación en Siria nos parte el corazón”.

A este respecto y a continuación de sus afirmaciones durante una conferencia conjunta, celebrada en Berlín (capital alemana), con el presidente de Francia, François Hollande, Merkel ha puesto énfasis en la necesidad de “actuar ya”, mientras ha reconocido que “se ha perdido mucho tiempo”.

Será necesario extender las sanciones contra Rusia de nuevo, aunque habríamos deseado un mayor progreso en la implementación del proceso”, declara la canciller alemana, Angela Merkel.

Ambos líderes han responsabilizado a Rusia de la violencia que atraviesa Siria —más en concreto la ciudad oriental de Alepo— y de la falta de progresos en la aplicación del acuerdo de Minsk por supuestamente haber apoyado Rusia al movimiento independentista en Ucrania, una crisis que se ha cobrado la vida de unas 10.000 personas desde que comenzara en 2014.

 

“Tenemos que proseguir con la aplicación del acuerdo de Minsk, y cuando no se avanza, debemos continuar con las sanciones”, ha sostenido por su parte Hollande.

De acuerdo con las dos figuras políticas, la prolongación de las restricciones que incluyen la traba de acceso a financiación internacional y la limitación de la cooperación en materia de defensa y energía con Rusia —y que ya han sido extendidas varias veces— será lo que se abordará en la reunión del jueves de la Unión Europea (UE).

A su vez, Rusia ha rechazado, reiteradamente, tales acusaciones en su contra tanto sobre Siria como sobre Ucrania. Concretamente sobre el caso de Siria, Moscú ha respondido este mismo martes a las acusaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) asegurando que su responsable —que acusó a Siria y Rusia de ser responsables de las atrocidades cometidas en Alepo— no tiene toda la información sobre la verdadera situación que se vive en dicha urbe.

Además, según afirmó días antes el presidente ruso, Vladimir Putin, el embargo a Rusia persigue “fines políticos”. El mandatario ruso, de igual manera, enfatizó la necesidad de que su país responda a los riesgos planteados desde el exterior aumentando su potencial económico.

tqi/anz/ftn/nal

Comentarios