• El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, pronuncia un discurso durante la ceremonia de inauguración de un puesto estadounidense de defensa antimisiles Aegis Ashore en la base de Deveselu, Rumania, 12 de mayo de 2016.
Publicada: lunes, 23 de mayo de 2016 10:04

La OTAN planea aumentar su presencia militar en el este de Europa y prevé tomar, a lo largo de su próxima cumbre en Varsovia (capital polaca) en julio, “decisiones claves” ante la “agresión rusa”.

"La OTAN tomará las decisiones clave de cómo adaptarse a la nueva situación llena de desafíos a la seguridad, incluida la política agresiva de Rusia", afirmó el domingo el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, en una entrevista con la emisora Polskie Radio.

Asimismo, detalló que la decisión de reforzar el flanco oriental de la Alianza está adoptada y pendiente de ver la forma concreta. Subrayó, a su vez, que se trata de una fuerza internacional, cuyo objetivo será dar señales sobre que atacar a un país será atacar a todo el bloque.

La OTAN tomará las decisiones clave de cómo adaptarse a la nueva situación llena de desafíos a la seguridad, incluida la política agresiva de Rusia", afirmó el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg

"Algunos aliados, EE.UU., el Reino Unido y Alemania, ya anunciaron que serán entre los países que deberán fortalecer estas fuerzas", indicó, al tiempo de añadir que Washington ya duplicó los fondos para estos objetivos.

De acuerdo con el alto responsable de la OTAN, la “respuesta fuerte” de la Alianza es parte de su estrategia de defensa y no implica una provocación del conflicto. Además, denunció: "Vemos cómo Rusia invierte en sus Fuerzas Armadas y las utiliza para mostrar al mundo que puede cambiar las fronteras en Europa”.

"Vemos cómo Rusia invierte en sus Fuerzas Armadas y las utiliza para mostrar al mundo que puede cambiar las fronteras en Europa”, añade.

La OTAN, liderada por Estados Unidos —que tras el surgimiento de la crisis en Ucrania en 2014 experimenta un empeoramiento en su relación con Rusia hasta niveles no vistos desde la Guerra Fría—, multiplicó sus maniobras militares y patrullas marítimas, terrestres y aéreas en Europa oriental y está finalizando los detalles de un plan para hacer frente al poderío de Rusia en la zona.

Mientras tanto, las autoridades rusas han repetido una y otra vez que Moscú no está interesada en la confrontación, sin embargo es capaz de dar una respuesta adecuada y contundente.

En el mismo sentido, el Kremlin ha anunciado recientemente que establecerá tres nuevas divisiones militares especializadas para hacer frente a la OTAN y se desplegarán en su Distrito Militar Oeste y Distrito Militar Sur.

bhr/nii/

Comentarios