• El ministro ruso de Asuntos Exterioers, Serguei Lavrov.
Publicada: jueves, 28 de abril de 2016 23:09
Actualizada: viernes, 29 de abril de 2016 2:19

Rusia ha advertido de que tomará “las medidas técnicas y militares necesarias” en caso de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) siga acercándose a sus fronteras.

"Siempre hemos advertido de que si se quiere mantener la línea de una ampliación infinita de la Alianza hacia el este () hay que comprender que en caso de que las infraestructuras militares se estén acercando a las fronteras rusas, nosotros por supuesto tomaremos las medidas técnicas y militares necesarias", ha aseverado este jueves el canciller ruso, Serguei Lavrov, en una entrevista concedida al diario sueco Dagens Nyheter.

Estas declaraciones se producen después de que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, comunicara el apoyo de los ministros de Defensa de los 28 países miembros reunidos en Bruselas (capital belga), a la propuesta de reforzar la presencia militar de la Alianza en el este de Europa, así como en la parte este del mar Mediterráneo y en el mar Negro.

Siempre hemos advertido de que si se quiere mantener la línea de una ampliación infinita de la Alianza hacia el este (…) hay que comprender que en caso de que las infraestructuras militares se estén acercando a las fronteras rusas, nosotros por supuesto tomaremos las medidas técnicas y militares necesarias", ha aseverado el canciller ruso, Serguei Lavrov.

Lavrov denuncia que por más que sus socios occidentales mantengan que la OTAN no tiene intención de perjudicar a la seguridad de Moscú, su infraestructura está cerca de las puertas de Rusia. "Por lo tanto, haría falta partir no de las intenciones sino de lo que vemos con nuestros propios ojos", agrega.

En cuanto al posible ingreso de Suecia en la OTAN, el alto diplomático ruso indica que como la infraestructura militar sueca estará bajo el mando de la Alianza, el Kremlin se verá obligado a recurrir a medidas militares en sus fronteras norteñas, “ya que al otro lado de la frontera habrá un bloque político-militar que considera a Rusia como enemigo y quiere contenerla".

Para el canciller ruso, cualquier país tiene el derecho de decidir por su cuenta las formas que quiere elegir para garantizar su seguridad. En este caso, apunta, se necesitaría preguntar a los ciudadanos.

El jefe de la Diplomacia rusa acusa en este contexto a la Alianza Atlántica de buscar "colonizar más espacio geopolítico y rodear a los países cuyo punto de vista sobre varios temas no coincide con el de la OTAN, como en el caso de Rusia o Serbia".

Sin embargo, el ministro ruso de Exteriores ha expresado la disposición de su Estado a mantener un diálogo con la OTAN: "Al igual que antes, no nos gusta cómo se comporta la Alianza. Lo subrayo nuevamente, la OTAN es una realidad y estamos listos para dialogar con ella".

En medio de las tensiones Rusia-EE.UU., la Casa Blanca envío el pasado lunes dos F-22 a Rumanía, medida rechazada por el Kremlin. El embajador estadounidense en dicho país fronterizo con Ucrania, Hans G. Klem, alegó que la iniciativa mejorará la defensa de Europa, de la OTAN y del sudeste de Europa frente a supuestas agresiones de Rusia.

En los últimos años, y en especial tras la adhesión de la Península de Crimea a Rusia en marzo de 2014, las relaciones entre el Occidente y Rusia han descendido a niveles no vistos desde la Guerra Fría, y las partes se han encerrado en una disputa profunda. La Alianza acusa a Moscú de apoyar a las milicias del este de Ucrania. El Gobierno ruso rechaza la acusación y sostiene que la OTAN está utilizando la situación para acercarse a sus fronteras.

bhr/mla/rba

Commentarios