• Torra promete el cargo omitiendo al rey y la Constitución
Publicada: jueves, 17 de mayo de 2018 17:00
Actualizada: jueves, 17 de mayo de 2018 17:50

En Cataluña, Quim Torra ha tomado posesión de su cargo como presidente catalán en un acto austero y sencillo para escenificar la excepcionalidad que vive el territorio, aún bajo la intervención del Estado. El Gobierno español no ha participado del acto.

El foco mediático ha vuelto al palacio de la Generalitat 7 meses después de la destitución del Gobierno catalán. La ocasión lo merecía, Quim Torra ha tomado posesión como presidente catalán, aunque sin la solemnidad habitual, en un acto sin invitados y sin el Gobierno de España. El nuevo mandatario ha prometido el cargo sin referencias a la Corona ni a la Constitución.

Fuera del palacio, pocas muestras de euforia en el actual contexto con políticos en prisión y el extranjero, entre ellos, el presidente saliente, Carles Puigdemont. Eso sí, cierta alegría del independentismo por la recuperación de la Generalitat.

El Gobierno español ha justificado su ausencia por la imposición de Torra sobre el formato del acto y por considerarlo una degradación de la institución. A la misma hora, el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, se ha reunido en La Moncloa con Rivera y el líder de Ciudadanos le ha transmitido su petición de prolongar el 155.

El 155 decaerá de Cataluña en cuanto tome posesión del cargo el nuevo Gobierno de coalición de Torra, conformado por Junts per Catalunya (JxCat) y Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, por sus siglas en catalán). El partido de Puigemont pretende restituir en el cargo a los consejeros en prisión o el exilio, mientras el Gobierno de España, por su parte, mantendrá el control de las finanzas y ya ha advertido con la renovación de la intervención estatal si se detecta cualquier acción fuera de la Constitución.

Oriol Puig, Barcelona.

kmd/hnb

Commentarios