• El presidente de EE.UU., Donald Trump (izda.), y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una reunión en Washington, EE.UU., 15 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 19 de noviembre de 2020 16:16

Irán repudia la demagogia de EE.UU. sobre el programa nuclear persa y le urge a ocuparse de las amenazas nucleares de Israel por el peligro que cierne sobre el mundo.

El representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi, ha menospreciado este jueves las afirmaciones “sin fundamentos y demagogas” de Jackie Wolcott, embajadora estadounidense ante la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre el programa nuclear de Irán.

En su intervención en una reunión de la Junta de Gobernadores de la AIEA, celebrada ayer en Viena, la mencionada diplomática reiteró la “preocupación” de Washington por el programa nuclear del país persa y pidió al organismo de control nuclear que imponga un régimen más riguroso de inspecciones de salvaguardias contra Irán.

Qaribabadi, a su vez, ha aprovechado un discurso en la plena Junta para responder a su par estadounidense, a quien ha recordado que el programa nuclear iraní, como lo confirma la AIEA, “está bajo un estricto régimen de inspecciones” establecido por dicho organismo.

EEUU carece de moral para preocuparse de la no proliferación nuclear  

Un país como Estado Unidos, ha proseguido el diplomático persa, que, cuenta con miles de ojivas nucleares, ha proliferado armas de destrucción masiva y compartido la tecnología nuclear sensible a otros países, ha usado armas atómicas contra civiles y anda amenazando a otras naciones con un ataque nuclear, “no tiene competencia para preocuparse por la no proliferación nuclear”.

 

Asimismo, ha hecho referencia al arsenal nuclear no declarado del régimen de Israel, el único en Asia Occidental que posee numerosas bombas atómicas y otras armas de destrucción masiva desde hace décadas, mientras no se ha adherido al Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, ni permite inspecciones de la AIEA a sus instalaciones nucleares.

“¿Cuánto Estados Unidos se preocupa de esta situación amenazante (acerca del programa nuclear secreto de Israel)?”, ha cuestionado Qaribabadi, para luego advertir que recompensar a los no signatarios del TNP y castigar a los firmantes de ese tratado enviaría señales equivocados a los Estados que respetan el régimen de la no proliferación nuclear.

También ha denunciado la falta de preocupación del país norteamericano sobre los programas nucleares sospechosos de Arabia Saudí y de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), dos aliados de Washington que aunque son firmantes del TNP, mantienen en vigor el “protocolo sobre pequeñas cantidades (PPC) que los excluye de las salvaguardias de la AIEA.  

La saliente Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, ha multiplicado la presión sobre Irán desde que abandonó en mayo de 2018 el acuerdo nuclear de 2015 que su predecesor Barack Obama había firmado con Teherán.

Desde entonces EE.UU. ha reanudado las sanciones que se habían levantado en virtud del pacto, y para obligarle a Irán a firmar un acuerdo más intrusivo, ha aprovechado todas las instancias internacionales para atacarlo y presentar el programa nuclear iraní, totalmente pacífico, como una amenaza.

ftm/ctl/mrz/mjs