• La primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, habla en una reunión de ‘Amigos Conservadores de Israel’, 3 de octubre de 2022.
Publicada: martes, 4 de octubre de 2022 16:57

La nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, anuncia públicamente que es sionista y una gran partidaria del régimen de Israel.

En declaraciones pronunciadas el lunes en una reunión de ‘Amigos Conservadores de Israel’, la titular británica expresó su contento por estar presente como la primera ministra en el mencionado evento.

Como saben, soy una gran sionista y una gran partidaria de Israel”, declaró públicamente recalcando que se puede profundizar cada vez más las relaciones entre Londres y Tel Aviv.

Truss también alegó que el Reino Unido no permitiría que Irán tenga acceso a las armas nucleares, esto mientras el país persa ha dejado claro repetidas veces que no aspira a desarrollar armas nucleares y ha mostrado su buena fe al cumplir plenamente sus compromisos, y es el mismo régimen de Israel que introdujo las armas nucleares en la región de Asia Occidental y desde 1952, desarrolla este tipo de armas con el apoyo tecnológico de Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Alemania.

Más temprano, en una reunión mantenida el pasado 22 de septiembre con su homólogo israelí, Yair Lapid, al margen del 77.º periodo de las sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) en Nueva York (EE.UU.), Truss afirmó que tiene la intención de trasladar la embajada británica de Tel Aviv a Al-Quds (Jerusalén).

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Palestina denunció que la medida británica constituye un gesto cómplice en la anexión ilegal de la ciudad por parte de Israel. 

Efectivamente, mediante la Declaración de Balfour, firmada en 1917, el Reino Unido otorgó la tierra de Palestina al movimiento sionista, de manera ilegal, de modo que fue un factor importante en la creación de Israel en los territorios palestinos en 1948.

El pasado mes de mayo, el rey actual del Reino Unido, Carlos III, anunció que el Gobierno introduciría legislación que evitaría que los organismos públicos participaran en toda campaña de boicot contra los productos israelíes.

msm/rba