• Un ciudadano británico protesta contra el Brexit, salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).
Publicada: jueves, 12 de septiembre de 2019 2:08

El Gobierno británico de Boris Johnson reconoce que un Brexit sin acuerdo con la Unión Europea (UE) puede crear desórdenes y desabastecimiento en el Reino Unido.

“Un Brexit duro podría provocar desórdenes públicos en el Reino Unido, desabastecimiento de medicinas, y un aumento en el precio de los alimentos y el combustible”, según una evaluación de riesgos del impacto de un eventual Brexit —salida del bloque europeo— sin acuerdo, que ha divulgado este miércoles el Gobierno británico.

Este documento, hasta ahora secreto, ve la luz después de que el lunes los diputados británicos votarán a favor de que el Ejecutivo conservador revelara todos los análisis y comunicaciones confidenciales sobre un Brexit abrupto.

Las cinco páginas que conforman el citado dosier anticipan qué ocurriría en el “peor escenario posible razonable” si el Reino Unido abandonara la UE el 31 de octubre, sin haber pactado antes las condiciones de salida con Bruselas.

Un Brexit duro podría provocar desórdenes públicos en el Reino Unido, desabastecimiento de medicinas, y un aumento en el precio de los alimentos y el combustible”, según una evaluación de riesgos del impacto de un eventual Brexit sin acuerdo, divulgada por el Gobierno británico.

En ese supuesto, el intercambio de mercancías a través de los puertos del canal de la Mancha se reduciría hasta un 40 % en lo que respecta al flujo actual, a partir del 1 de noviembre, una situación que podría durar hasta un máximo de seis meses y que podría incidir “en el suministro de medicinas y productos médicos”, subraya el texto.

LEER MÁS: Informe: Brexit duro dejará a británicos sin productos básicos

En cuanto al abastecimiento de alimentos, el Ejecutivo británico prevé que decrecería la disponibilidad de algunos productos frescos, así como el de algunos elementos “críticos” para la industria, como ingredientes básicos, químicos y envases.

Sin embargo, el estudio apunta a que estos factores no llevarían a una falta de alimentos para la población, sino que reducirían la disponibilidad y la variedad de productos, una coyuntura, señala el análisis, que provocaría el incremento de los precios, impactando así en “grupos vulnerables” de la sociedad británica.

Asimismo, en otra parte del informe se abordan las dificultades a las que podrían tener que hacer frente los ciudadanos en las fronteras tras una ruptura abrupta con el bloque comunitario, al verse sujetos a mayores controles migratorios en las aduanas de la UE.

Desde 2016, cuando los británicos votaron a favor de abandonar la UE, el caso Brexit se ha convertido en un quebradero de cabeza para Londres. El premier Johnson centró su campaña para sustituir a la anterior primera ministra británica, Theresa May, en la promesa de sacar al Reino Unido del bloque comunitario, con o sin acuerdo, pese a que, de producirse este escenario, la quinta economía más grande del mundo se enfrentará a un futuro incierto.

 

El Ejecutivo de Johnson está sumido en una profunda crisis desde que decidiera en agosto suspender las sesiones parlamentarias del 10 de septiembre al 14 de octubre para evitar, en vano, que los diputados opositores y sus propios correligionarios conservadores tumbaran toda iniciativa de una salida sin acuerdo del Reino Unido de la UE, medida que ha enfurecido a una gran parte de los parlamentarios.

LEER MÁS: Escocia tacha de ilegal la suspensión del Parlamento británico

Así pues, el empecinamiento del primer ministro conservador le ha acarreado esta misma semana duros golpes al perder la mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes y rechazar el Parlamento, en dos ocasiones, su propuesta de adelantar las elecciones generales para el 15 de octubre, que, de seguir su curso normal, se celebrarían en 2022.

LEER MÁS: Parlamento británico vuelve a rechazar unas elecciones anticipadas

krd/anz/alg

Comentarios