• El momento del lanzamiento de un misil balístico en Corea del Norte.
Publicada: viernes, 6 de abril de 2018 1:33

Corea del Norte sigue aumentando su poder misilístico y tendrá capacidad para alcanzar el Reino Unido con sus misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) dentro de seis a 18 meses, alertaron el jueves los diputados del Comité británico de Defensa de la Cámara de los Comunes.

En un informe divulgado ayer, el Comité de Defensa de la Cámara de los Comunes señala, no obstante, que aún no hay pruebas de que el Gobierno norcoreano pueda armar estos misiles con cabezas nucleares, mientras que el Reino Unido no posee sistemas antimisiles necesarios para contrarrestar dicho posible ataque.

Los diputados, que han investigado sobre las tensiones en la península coreana han puntualizado que un ataque de este tipo es “altamente improbable”, pero describen al líder norcoreano Kim Jong-un como una persona “despiadada pero racional”.

Los parlamentarios han subrayado, además, que Kim Jong-un podría ser “disuadido del uso de armas nucleares, mediante una política de disuasión y contención”.

No obstante, los diputados británicos puntualizan que es improbable que Corea del Norte quiera abandonar su programa armamentístico y consideran poco factible que quiera atacar al Reino Unido puesto que está centrado en Estados Unidos.

 

Los parlamentarios han añadido que si hubiera un conflicto en la región, el Reino Unido no se quedaría al margen y saldría en apoyo de Estados Unidos.

Esta advertencia por parte de Londres se produce en una coyuntura de aproximación entre Corea del Norte y la comunidad internacional, que se materializará en el encuentro del 27 de abril entre Kim Jong-un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

La cumbre entre Kim y Moon persigue como meta principal fijar un escenario idóneo para dialogar sobre la desnuclearización de la península de Corea, algo a lo que se comprometió el líder norcoreano la semana pasada en su reunión en Pekín con el presidente chino, Xi Jinping.

La extensa presencia militar de EE.UU. en la península coreana es desde hace décadas uno de los mayores motivos de preocupación de Corea del Norte, y se aferra a sus misiles balísticos y sus armas nucleares como la única vía para protegerse de la maquinaria bélica y las amenazas estadounidenses.

Pyongyang advierte de que Washington, con sus relaciones militares con Seúl y sus sanciones unilaterales a Corea del Norte, busca impedir la paz en la península.

snz/lvs/fdd/hnb

Comentarios