• Tamir Rice, de 12 años, perdió la vida en noviembre de 2014 por disparos de un agente.
Publicada: domingo, 11 de octubre de 2015 21:03
Actualizada: lunes, 12 de octubre de 2015 9:17

La acción mortal del agente de Policía quien disparó el pasado noviembre a un niño de 12 años en la ciudad de Cleveland, Ohio (noreste de EE.UU.) fue justificada por dos estudios.

La Fiscalía que investiga el caso emitió el sábado por la noche dos informes, los que justifican que el policía blanco actuó de forma "razonable" porque creía que la pistola de juguete, que tenía el niño afroamericano en sus manos, era real.

Concluyo que la convicción del agente Loehmann de que Rice presentaba una amenaza de daño físico o muerte fue objetivamente razonable, como lo fue su respuesta ante esa amenaza percibida", ha escrito el fiscal de Denver (Colorado), S. Lamar Sims, en un informe.

Tamir Rice, murió el pasado 22 de noviembre por disparos del agente novicio Timothy Loehmann en un parque de Cleveland, donde jugaba con un arma de juguete que imitaba a una pistola semiautomática.

Tanto una agente retirado del FBI (Oficina Federal de Investigación estadounidense) como un fiscal de la ciudad norteamericano de Denver han concluido, en investigaciones separadas, que la tragedia ocurrida ha sido el resultado de una reacción lógica por parte de la Policía.

"Concluyo que la convicción del agente Loehmann de que Rice presentaba una amenaza de daño físico o muerte fue objetivamente razonable, como lo fue su respuesta ante esa amenaza percibida", ha escrito el fiscal de Denver (Colorado), S. Lamar Sims, en uno de los informes.

Por su parte la exagente del FBI, Kimberly Crawford, indicó que "sin ninguna duda, las acciones de (Rice) podrían razonablemente ser percibidas como una amenaza justificada para el agente Loehmann".

La Policía ha alegado solicitar al joven afroamericano que levantara las manos antes de disparar en su contra, pero él se las llevó a la cintura y sacó el arma de juguete.

Basándose en un vídeo que grabó la agresión, la familia de Rice dice que su hijo fue disparado un segundo después de la llegada de los policías y que en ningún momento se le dio oportunidad de cumplir con las órdenes verbales que los agentes aseguran que dieron.

El caso desató especial atención en el marco de la serie de muertes de afroamericanos a manos de policías blancos en Estados Unidos por la baja edad del joven.

EE.UU. se ha convertido en epicentro de protestas antirracistas ante el uso indiscriminado de la fuerza policial contra ciudadanos afroamericanos en todo el país que ha resultado en varios muertos.

bhr/ktg/mrk/msf