• El destructor estadounidense USS Kidd de la clase Arleigh Burke. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 28 de agosto de 2021 2:29

En medio del aumento de tensiones con China, un buque de guerra de EE.UU. decide echar leña al fuego y cruza el estrecho de Taiwán.

Según un comunicado de la Séptima Flota de la Armada de EE.UU., el destructor USS Kidd de la clase Arleigh Burke, escoltado por el guardacostas Munro, atravesó el viernes el estrecho de Taiwán, en el mar de la China Meridional.

El tránsito legal de los barcos a través del estrecho de Taiwán demuestra el compromiso de Estados Unidos con un Indo-Pacífico libre y abierto. El Ejército estadounidense vuela, navega y opera en cualquier lugar que la ley internacional lo permita”, se lee en la nota.

La semana pasada, los buques de combate, aeronaves antisubmarinas y cazas chinos llevaron a cabo ejercicios militares cerca de Taiwán, que, según el Ejército Popular de Liberación de la República Popular China, eran necesarios para proteger la soberanía del gigante asiático.

 

De acuerdo con el diario South China Morning Post, un aviso de la Administración de Seguridad Marítima de China indicó que su Ejército había realizado desde el martes hasta el jueves, entrenamiento con munición real en el mar de la China Meridional, el mar Amarillo y el estrecho de Bohai.

De hecho, las maniobras chinas se llevaron a cabo en vísperas de la maniobra conjunta de EE.UU., La India, Australia y Japón, los cuatro miembros de Diálogo de Seguridad Cuadrilateral, una alianza conocida como ‘Quad’, que China considera parte de la estrategia del país norteamericano para contener su creciente influencia en la región.

La Marina de Estados Unidos ha lanzado operaciones de este tipo aproximadamente cada mes, lo que enfurece a Pekín, que reclama la mayor parte del mar de la China Meridional, rico en recursos y fuente de tensión regional desde hace tiempo con países como Vietnam, Malasia y Filipinas.

Washington ha ejecutado frecuentes ejercicios militares y navegaciones de tránsito por esas aguas, en un intento por hacer frente a lo que considera una extralimitación y militarización de la región, mientras que China ha acusado a Estados Unidos de amenazas del uso de fuerza y provocaciones en la zona.

sar/ctl/rba