• El portavoz del Pentágono, John Kirby, durante una conferencia de prensa.
Publicada: viernes, 23 de julio de 2021 14:17

El Pentágono seguirá capacitando a militares extranjeros, pese a que siete colombianos arrestados por el magnicidio de Moise fueron entrenados en EE.UU.

El principal portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono), John Kirby, en una cita con la prensa, dijo el jueves que al menos siete colombianos implicados en el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, eran “exmiembros del Ejército colombiano que habían recibido algún tipo de [...] entrenamiento y educación financiados y proporcionados por EE.UU.”, tal como ya había adelantado otro vocero de la instancia gubernamental a mediados de mes.

Sin embargo, Kirby puso de relieve que ese tipo de entrenamiento es “muy común” e incluye el “desarrollo de liderazgo de cadetes, operaciones antidrogas, desarrollo profesional de suboficiales, capacitación en liderazgo de unidades pequeñas, capacitación sobre derechos humanos, alguna capacitación en mantenimiento de helicópteros, y ese tipo de cosas”.

No conozco ningún plan en este momento como resultado de lo que sucedió en Haití para que reconsideremos o cambiemos esta formación de liderazgo ético tan valiosa que seguimos brindando a los socios en el hemisferio occidental y a los socios de todo el mundo”, remarcó el portavoz del Pentágono.

En cuanto a ética y derechos humanos, cabe destacar informes, los cuales revelan que al presidente de Haití lo torturaron antes de matarlo. 

Asesinos de Moise entrenados en la golpista ex Escuela de las Américas

Si bien parte del entrenamiento se llevó a cabo en Colombia, atestiguan los funcionarios del Pentágono, algunos de los colombianos recibieron capacitación en seminarios en Washington DC (capital de EE.UU.). Algunos también tomaron cursos en el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en materia de Seguridad (WHINSEC, por sus siglas en inglés), con sede en Fort Benning, en el estado sureño de Georgia.

El WHINSEC, establecido en enero de 2001, reemplazó a la Escuela de las Américas, que fue objeto de fuertes críticas a principios y mediados de la década de 1990 después de que sus graduados estuvieran implicados en violaciones de derechos humanos, incluidos asesinatos y desapariciones, en El Salvador, Colombia, Perú, Honduras y Panamá.

Aunque Kirby insistió en que los cursos de capacitación de EE.UU. no jugaron ningún papel en el magnicidio, el asesinato de Moise es el último de una larga lista de golpes de Estado y de complots de asesinato que involucran a personal extranjero entrenado por Washington. Entre los ejemplos más recientes figuran dos golpes en Mali desde agosto de 2020, ambos liderados por el coronel Assimi Goita, entrenado en EE.UU. Así como entrenamientos a los miembros del cártel de drogas mexicano Los Zetas.

En este contexto, Colombia, como un socio cercano de Estados Unidos durante décadas, recibe financiamiento estadounidense y asistencia presuntamente para combatir el narcotráfico y los movimientos guerrilleros. Sin embargo, existen muchas denuncias que colocan a Colombia como una base de Estados Unidos para alcanzar sus objetivos en la región.

ncl/hnb