• Indignados crean “Casa Negra” autónoma cerca de la Casa Blanca
Publicada: martes, 23 de junio de 2020 15:30

Los manifestantes antirracistas crean una denominada “Zona Autónoma de la Casa Negra” a solo unas calles de la Casa Blanca en Washington D.C., capital de EE.UU.

Los activistas han levantado este martes barricadas improvisadas en varias calles de Washington, a tan solo dos kilómetros de distancia de la residencia del presidente estadounidense, Donald Trump, en un acto para mostrar su rechazo al racismo y la violencia policial contra los negros en el país norteamericano.

Los manifestantes han denominado a su campamento la “Zona Autónoma de la Casa Negra” (BHAZ, por sus siglas en inglés). Asimismo, han trazado las letras BHAZ sobre la fachada de la cercana iglesia de Saint John.

Algunos participantes en el acto de protesta se han reunido a pocas calles de distancia de la Casa Blanca, donde han intentado derribar una estatua erigida en honor al expresidente estadounidense Andrew Jackson (1829-1837).

 

Esta actuación se inspira en una iniciativa ya asentada en la ciudad de Seattle, donde se creó una “Zona Autónoma de Capitol Hill” (CHAZ, por sus siglas en inglés) —un área libre de policías que se rige por sus propias reglas— tras los violentos choques entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. Recientemente, el área ha pasado a denominarse “Protesta Organizada de Capitol Hill” (CHOP, por sus siglas en inglés).

El Gobierno estadounidense ha enviado refuerzos policiales a las calles situadas en los alrededores de la Casa Blanca para reprimir a los manifestantes. Según muestran imágenes publicadas en las redes sociales, los agentes del orden público usaron gas pimienta para dispersar a la multitud.

El presidente estadounidense ha cargado duramente contra los manifestantes en Washington, tildando la protesta de “vergonzosa y de un acto de vandalismo”. “Numerosas personas ya han sido arrestadas” en la capital, ha tuiteado el inquilino de la Casa Blanca.

Las protestas contra el racismo sistemático estallaron en EE.UU. y en muchos otros países a lo largo y ancho del mundo el pasado 25 de mayo. Ese día, un agente de policía estadounidense le aplicó a George Floyd, un afroamericano de 46 años, una técnica de estrangulamiento prolongada que causó su posterior fallecimiento.

mnz/anz/hnb/rba