• Soldados de las Fuerzas Armadas de EE.UU. en un entrenamiento militar cerca de Ujdoeroegd, en Hungría, 5 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 22 de marzo de 2020 17:46
Actualizada: lunes, 23 de marzo de 2020 2:24

El Pentágono admite que el brote del nuevo coronavirus ha puesto en jaque a las fuerzas militares estadounidenses, que sufren las consecuencias de la pandemia.

El Ejército estadounidense, que ostenta con orgullo su capacidad para operar en cualquier rincón del planeta, también ha sido blanco del nuevo coronavirus, conocido como COVID-19, pues registra soldados confinados en sus bases, ejercicios cancelados y un retraso en la salida de Afganistán, entre otros efectos.

El brote global del coronavirus es un enemigo formidable, como ningún otro que se haya enfrentado antes”, ha afirmado el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) esta semana ante el brote del nuevo coronavirus.

Las autoridades del Pentágono se han visto obligadas a reducir sus operaciones y promover el llamado distanciamiento social para asegurar que sus más de dos millones de integrantes, entre efectivos y reservistas, así como cientos de miles de empleados civiles, se mantengan sanos.

En este sentido, los transitados pasillos de la sede del Pentágono están vacíos después de que miles de funcionarios recibieran órdenes de trabajar desde sus casas, un cambio que representa nuevos desafíos en materia de seguridad para el Gobierno norteamericano.

 

Por su parte, el Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés), que supervisa las operaciones en Asia Occidental, dijo que está “reubicando sus tropas en Irak y Siria.

Para evitar la potencial propagación del COVID-19, las fuerzas de seguridad de Irak suspendieron todos los entrenamientos. Como resultado de ello, la coalición, de forma temporal, regresará a algunas de sus fuerzas, destinadas al entrenamiento, a sus propios países en los próximos días y semanas, señaló el Comando Central en un comunicado.

El Pentágono quiere evitar el riesgo que conlleva la movilización de tropas de un lugar a otro del mundo, pues entraña la posibilidad de que ello pudiese incrementar el número de contagios de coronavirus entre sus efectivos.

A pesar de los esfuerzos de la Casa Blanca por ocultar las cifras de contagiados de COVID-19 en territorio estadounidense, el rotativo británico The Guardian, citando a varios expertos en salud, ha advertido que el sistema sanitario de EE.UU., por su mala situación, enfrentará una verdadera catástrofe de propagarse más aún el nuevo coronavirus en el país.

En EE.UU., el nuevo coronavirus ha sido contraído, hasta la fecha, por más de 29 000 personas, de las cuales 376 han perdido la vida.

rtk/anz/rba