• Un helicóptero de la agencia estatal rusa para la compraventa de productos de defensa, Rosoboronexport SA.
Publicada: viernes, 14 de febrero de 2020 8:22

Un alto funcionario estadounidense anuncia que México podría ser objeto de sanciones de EE.UU. si compra helicópteros a Rusia.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en su gira por América Latina la semana pasada señaló la posibilidad de la venta de un lote de helicópteros militares rusos a México basándose en una cooperación técnico-militar.

El congresista demócrata Dean Phillips, representante de Minnesota, se refirió a la Ley para contrarrestar a los adversarios mediante sanciones (conocida como CAATSA por sus siglas en inglés), promulgada en agosto de 2017 por el presidente estadounidense, Donald Trump, en la que acusa a Rusia, Irán y Corea del Norte de “acciones desestabilizadoras” en detrimento de Estados Unidos y sus aliados.

“El canciller ruso, Serguéi Lavrov, anunció recientemente que México estaba en conversaciones para comprar helicópteros de fabricación rusa. Si eso sucediera, ¿correría el riesgo de sanciones por parte de Estados Unidos en virtud de la Sección 231 de la ley CAATSA?”, preguntó Phillips.

En este sentido, el subsecretario adjunto de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado de EE.UU., Hugo Rodríguez, mostró su preocupación por el tema y anunció que, según la ley CAATSA, “tal venta provocaría sanciones potenciales”.

 

Desde hace muchos años, México tiene vínculos militares con Rusia y las fuerzas armadas mexicanas utilizan una extensa flota de helicópteros fabricados en ese país. Con todo esto, hasta el momento el Gobierno mexicano no se ha pronunciado oficialmente respecto a una nueva compra.

Por otra parte, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dijo, antes de tomar posesión en 2018, que cancelaría un contrato para la compra de ocho helicópteros militares a la firma estadounidense Lockheed Martin como parte de las medidas de reducción de costo y de austeridad.

El viaje de Lavrov se dio en el marco de una gira por Latinoamérica que incluyó escalas en Cuba y Venezuela, dos países en tensiones con el Gobierno de Trump. El canciller ruso se reunió con su homólogo mexicano, Marcelo Ebrard, en la capital donde, además, abordaron la abolición del régimen de visados entre ambos países para aumentar el flujo de visitantes.

La interferencia de Washington en los asuntos internos de otros países siempre ha existido y con más fuerza desde la llegada de Trump a la Presidencia. La visita de Lavrov se realizó mientras que EE.UU. siempre ha mostrado su preocupación por el acercamiento de algunos poderes como Rusia, China e Irán a esta región, donde según analistas, Washington ve que está perdiendo su dominio.

nkh/ktg/mrg

Comentarios