• Varios soldados estadounidense entre las ruinas de base área de Ain al-Asad, destruida en un ataque misilístico de Irán, 13 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 14 de enero de 2020 22:26

Ante el rechazo de Washington, un informe revela que el ataque de Irán a bases de EE.UU. en Irak dejó varias personas heridas y otras con signos de aturdimiento.

Al menos dos soldados fueron arrojados de una torre de vigilancia y varias decenas de uniformados recibieron tratamiento por conmoción cerebral como resultado del ataque con misiles de Irán contra la base estadounidense de Ain al-Asad, situada en la provincia de Al-Anbar (oeste de Irak), según publica este martes el diario norteamericano The Washington Post.

El miércoles pasado, el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán lanzó fuertes ataques con misiles contra el aeródromo estratégico Ain al-Asad y una base en Erbil, capital del Kurdistán iraquí, en represalia por el ataque criminal de Washington que mató el 3 de enero al comandante de la Fuerza Quds del CGRI, el teniente general Qasem Soleimani.

El nuevo informe tira por la borda las afirmaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, de que la operación militar iraní no causó ninguna víctima en las bases atacadas y solo causó “mínimos” daños materiales.

De hecho, la publicación afirma que varias viviendas de las tropas estadounidenses, así como una plataforma de aterrizaje de helicópteros, fueron destruidas completamente como consecuencias del ataque relámpago persa a la base de Ain al-Asad.

 

A pesar de que Washington había puesto en estado de máxima alerta los sistemas antiaéreos en sus bases en Irak, la defensa antimisiles norteamericana no logró interceptar ni un misil iraní. Varias fuentes locales informaron que esta operación mató a decenas de militares estadounidenses.

The Washington Post, citando a comandantes estadounidenses, subraya que ofensiva iraní fue llevada a cabo con la intención principal de matar a personal militar de la base aérea en Irak.

Esto mientras que las autoridades persas han resaltado que el ataque solo buscaba mostrar el poderío militar de Irán y destruir las instalaciones y equipamientos militares de las bases estadounidenses. “Podríamos haber diseñado una operación para que matara a 500 en el primer paso”, dijo el jueves el comandante de la División Aeroespacial del CGRI de Irán, el general de brigada Amir Ali Hayizade.

Después de esta fuerte operación, Trump retiró sus amenazas militares contra el país persa. Este cambio de postura tuvo lugar después de que las autoridades iraníes advirtieran de que pondrían “en marcha otros escenarios más potentes” ante cualquier nueva “estupidez” de EE.UU. y atacaría no solo todas sus bases en la región, sino también acabaría con la ubicación geográfica del régimen sionista israelí.

myd/ncl/hnb

Comentarios