• Un misil lanzado por el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) contra una base de EE.UU. en Irak, 7 de enero de 2020. (Foto: Mashregh)
Publicada: sábado, 11 de enero de 2020 1:01
Actualizada: domingo, 12 de enero de 2020 3:04

Irán reitera que no quiere una guerra con EE.UU., pero responderá de manera contundente a cualquier nueva agresión.

Con lo que hicimos recientemente, terminamos la primera fase de nuestra respuesta militar contra EE.UU. Si este vuelve a tomar otras medidas, les responderemos definitivamente”, ha indicado el representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt Ravanchi, en una entrevista concedida este viernes a la cadena estadounidense CNN.

Con estos comentarios, el diplomático persa se ha referido al reciente ataque con misiles del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán contra dos bases de EE.UU. en Irak, entre ellas Ain al-Asad, en represalia por el atentado criminal de Washington contra el comandante de la Fuerza Quds, el teniente general Qasem Soleimani.

Tajt Ravanchi ha destacado que las bases fueron seleccionadas principalmente para demostrar el poderío de Irán en impactar cualquier objetivo de las fuerzas de EE.UU. Además, ha resaltado que el ataque no “solo estaba destinado a matar a soldados estadounidenses”.

“Antes de emprender nuestra operación militar, anunciamos que determinaríamos el momento y el lugar de nuestra venganza, y elegimos el lugar desde donde realizaron el ataque contra general Soleimani”, ha precisado.

 

Al ser preguntado sobre la nueva propuesta de EE.UU. para realizar un “diálogo sin condiciones” con Irán, Tajt Ravanchi ha aseverado que Washington no puede negociar con Teherán olvidando sus líneas rojas.

“EE.UU. nos pone un cuchillo en la garganta con sanciones al mismo momento nos propone mantener negociaciones. Estos dos temas son completamente contradictorios”, ha sostenido.

A pesar de que Estados Unidos había puesto en estado de máxima alerta sus sistemas antiaéreos en sus bases en Irak, las fuentes locales reportan que la defensa antimisiles norteamericana no logró interceptar ni un misil iraní. En dicha operación murieron decenas de militares estadounidenses.

Después de la operación relámpago de Irán, el presidente de EE.UU., Donald Trump, retiró todas sus anteriores amenazas militares contra el país persa, aunque alegó que no hubo víctimas mortales en la ofensiva iraní.

Ese cambio de postura por parte de la Casa Blanca pone de relieve que Trump ha dado un paso atrás, después de que las autoridades iraníes hayan advertido de que se pondrá “en marcha otros escenarios más potentes” ante cualquier nueva “estupidez” de EE.UU. y atacará no solo todas sus bases en la región, sino también acabar con la ubicación geográfica del régimen sionista israelí.

myd/ctl/bhr/mkh

Comentarios