• Soldados estadounidenses participan en unas maniobras militares en Macedonia, 17 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 20 de septiembre de 2019 8:32
Actualizada: viernes, 20 de septiembre de 2019 9:22

Si Arabia Saudí desea una guerra con Irán, puede hacerlo a costa propia, dado que los estadounidenses no son “mercenarios” de Riad, recuerda un diario a Trump.

El Ejército yemení, respaldado por el movimiento popular Ansarolá, confirmó el sábado haber atacado con 10 aviones no tripulados (drones) dos instalaciones petroleras de la compañía saudí Aramco. El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, no obstante, desmiente las afirmaciones y se decanta por culpar a Irán; una acusación que podría ser el preludio de una guerra.

“El antiguo secretario de Defensa de Estados Unidos Robert Gates (2006-2011) se había mofado de que ‘Arabia Saudí quiere luchar contra Irán hasta el último estadounidense’ (…)  Sin embargo, la guerra que busca Riad no es nuestra guerra, ni debe ser nuestra tumba”, se lee en un artículo publicado el miércoles en la columna de opinión del diario estadounidense The New York Times.

En tal sentido, la publicación arremete contra el presidente de EE.UU., Donald Trump, por haber dicho que “nos pagarán bien para proteger a Arabia Saudí”. Tal aseveración, de acuerdo con el artículo, “es un insulto” por el papel de “mercenario” que da a las tropas estadounidenses. “No somos mercenarios de Arabia Saudí (...) Ni debemos ser sus perros guardianes”.

Una guerra a gran escala con Irán sería una catástrofe. Irán tiene una población dos veces mayor que Irak y sería un oponente mucho más formidable que Irak”, así que si el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, quiere dar una respuesta militar a las incursiones aéreas realizadas contra el reino, puede hacerlo con sus propios cazas y misiles, subraya la publicación.

El antiguo secretario de Defensa de Estados Unidos Robert Gates (2006-2011) se había mofado de que ‘Arabia Saudí quiere luchar contra Irán hasta el último estadounidense’ (…)  Sin embargo, la guerra que busca Riad no es nuestra guerra, ni debe ser nuestra tumba (…) No somos mercenarios de Arabia Saudí”, se lee en un artículo publicado en la columna de opinión del diario estadounidense The New York Times.

 

El informe hacía alusión a la invasión de Irak en 2003 por EE.UU. que tampoco resultó fructífero para Washington, por las grandes cantidades de daños materiales y bajas entre las tropas estadounidenses.

LEER MÁS: Zelaia: EEUU es consciente de que Irán no es Irak ni Siria

LEER MÁS: ‘EEUU gastó $7 billones en Irak y Siria y no ganó nada’

Como avanza el artículo, EE.UU., en lugar de implicar a sus soldados en un conflicto armado, debe “cooperar” con los países europeos para solucionar el laberinto que creó la Administración Trump, tras sacar el país del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 —entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—. “Desafortunadamente, sin el acuerdo nuclear todas las opciones son malas”, añade.

La Casa Blanca apunta el dedo acusador hacia Irán, mientras el Ejército y Ansarolá aseguran haber lanzado los ataques en represalia a la agresión de Arabia Saudí a su país, y el propio Riad admite no saber quién está detrás de los ataques a Aramco.

Irán, a su vez, refuta las acusaciones de EE.UU. al respecto y las atribuye a la política de “máxima mentira” que se ejerce en su contra.

ask/ktg/hnb

Comentarios