• Un misil balístico nuclear de medio alcance MGM-31 Pershing, fabricado por EE.UU. y prohibido bajo el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio.
Publicada: martes, 12 de marzo de 2019 13:59

El Departamento de Defensa de EE.UU. dice que iniciará la fabricación de partes de sistemas de misiles de crucero lanzados desde tierra, prohibidos por el INF.

El anuncio fue realizado el lunes por la portavoz del Departamento estadounidense de Defensa, Michelle Baldanza, quien dijo que el Pentágono fabricará los componentes de nuevos misiles de crucero lanzados desde tierra (GLCM, por sus siglas en inglés), en línea con la decisión del Gobierno de Washington de retirarse del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés).

“Comenzaremos las actividades de fabricación de los componentes para apoyar las pruebas del desarrollo de estos sistemas: actividades que hasta el 2 de febrero habrían sido incompatibles con nuestras obligaciones en virtud del tratado”, indicó la vocera del Pentágono, en declaraciones recogidas por el diario local The Hill.

Se trata de armas “convencionales y no nucleares”, afirmó Baldanza, que también señaló que “el estudio y el desarrollo están diseñados para ser reversibles”, por si Rusia se aviene al cumplimiento completo y verificable (del Tratado INF) antes de que salgamos del tratado en agosto de 2019”, agregó.

Comenzaremos las actividades de fabricación de los componentes para apoyar las pruebas del desarrollo de estos sistemas: actividades que hasta el 2 de febrero habrían sido incompatibles con nuestras obligaciones en virtud del Tratado (de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, INF)", dice la portavoz del Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono), Michelle Baldanza.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el 1 de febrero el inicio de un proceso de retirada —que durará un total de seis meses— del Tratado INF, suscrito en 1987 entre la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y Washington, acusando a Moscú de violar los términos del mismo.

Las autoridades rusas han negado en reiteradas ocasiones haber incumplido el convenio y acusan, a su vez, a EE.UU. de “ignorar” todas sus propuestas “constructivas” para salvar el acuerdo.

Mientras tanto, el Ministerio ruso de Defensa ha revelado mediante imágenes satelitales que Washington empezó a violar el Tratado INF en 2017, al iniciar los preparativos para la fabricación de misiles prohibidos por el referido pacto.

Moscú ha censurado, en un sinfín de ocasiones, el desprecio de Washington hacia los compromisos bilaterales e internacionales, y ha advertido que las ilusiones de Estados Unidos de dominar militarmente el mundo hacen que este se vuelva inseguro y elevan el peligro de que se produzcan enfrentamientos.

mnz/anz/myd/rba

Comentarios