• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompe (dcha.), y su homólogo de Ucrania, Pavlo Klimkin, 16 de noviembre de 2018, Washington (EE.UU.)
Publicada: domingo, 18 de noviembre de 2018 7:26
Actualizada: domingo, 18 de noviembre de 2018 10:21

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompe, dijo que su país y Ucrania harán sus mejores esfuerzos para detener un proyecto de gasoducto entre Rusia y Alemania.

“Trabajaremos juntos para frenar el proyecto Nord Stream 2 que socava la seguridad económica y estratégica de Ucrania y la soberanía de los países europeos que dependen del gas ruso”, afirmó Pompeo tras una reunión celebrada el viernes con su homólogo ucraniano, Pavlo Klimkin.

 

El secretario de Estado estadounidense declaró que Washington no quiere que sus aliados europeos “sean víctimas de un tipo de manipulación política y económica que Rusia ha intentado en Ucrania”.

Por su parte, Klimkin dijo que la asociación de su país con EE.UU. se basa en valores comunes compartidos y que Kiev-Washington “están hombro con hombro para contrarrestar” los intentos de Rusia para “socavar las instituciones democráticas en Europa”.

El proyecto Nord Stream 2 prevé el tendido de dos tuberías de gas con capacidad total de 55 000 millones de metros cúbicos anuales desde la costa rusa hasta Alemania por el fondo del mar Báltico.

Trabajaremos juntos para frenar el proyecto Nord Stream 2 que socava la seguridad económica y estratégica de Ucrania y la soberanía de los países europeos que dependen del gas ruso”, afirmó el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo

 

Países aliados de EE.UU. como Ucrania, Letonia, Lituania y Polonia han expresado su rechazo a la construcción del gasoducto, alegando que haría aumentar la dependencia del gas ruso.

Estados Unidos amenazó el pasado mes de mayo con imponer nuevas sanciones a compañías en Austria, Francia, Alemania y los Países Bajos que están involucradas en el proyecto que une Rusia y Alemania.

¿Cómo Rusia defiende el proyecto Nord Stream 2 con la Unión Europea (UE)?

El pasado jueves, la Cancillería rusa condenó la postura de EE.UU. sobre el proyecto Nord Stream 2 tachándolo de “una burda injerencia en los asuntos de la Unión Europea”.

Rusia considera que la postura de EE.UU. respecto al proyecto es un intento para obligar a los europeos a comprar gas licuado estadounidense. Además, denuncia que Washington y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) utilicen la supuesta amenaza rusa para expandirse y acentuar las tensiones en Europa.

snz/rha/fmd/msf

Comentarios