• El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, durante su cumbre en la isla de Sentosa, en Singapur, 12 de junio de 2018.
Publicada: sábado, 30 de junio de 2018 13:36

Corea del Norte podría haber aumentado su enriquecimiento de uranio para armas nucleares en varias instalaciones secretas, advierte el espionaje de EE.UU.

“Existe un indicio absolutamente inequívoco de que están tratando de engañar a los Estados Unidos”, ha dicho este sábado un responsable estadounidense a la cadena de televisión local NBC News, que ha recogido declaraciones de “más de una docena de funcionarios” no identificados.

Los interrogados de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) y de otros servicios de espionaje estadounidenses creen que el líder norcoreano, Kim Jong-un, podría tratar de ocultar esas instalaciones mientras busca más concesiones en conversaciones nucleares con la administración del presidente Donald Trump.

El medio subraya asimismo el hecho de que esa evaluación de los servicios contradice los sentimientos expresados ​​por Trump, quien después de su histórica cumbre del 12 de junio con Kim en Singapur tuiteó que el armamento atómico de Corea del Norte ya no suponía una amenaza.

Existe un indicio absolutamente inequívoco de que (las autoridades de Corea del Norte) están tratando de engañar a los Estados Unidos”, dicen analistas de las agencias de inteligencia de EE.UU. sobre el proceso de desnuclearización de la peninsula de Corea.

 

"Los analistas de la CIA y otras agencias de inteligencia no lo ven de esa manera (…) Lo que ven es un régimen que se posiciona para extraer todas las concesiones que pueda a la Administración de Trump, mientras se aferra a unas armas nucleares de las que cree que son esenciales para su supervivencia ", enfatiza NBC News.

Corea del Norte ha condicionado su desnuclearización a que cese el antagonismo de EE.UU. en su contra y, según ha corroborado un análisis realizado por el centro estadounidense 38 North, que monitorea el programa espacial de Pyongyang, este aún no ha empezado a destruir sus instalaciones de pruebas de misiles.

En cualquier caso, persisten numerosas incógnitas respecto al destino del pacto alcanzado en el encuentro de Kim y Trump, dado que en casi un año y medio de mandato el inquilino de la Casa Blanca ha dado la espalda a numerosos acuerdos internacionales, creando un clima de desconfianza a su alrededor y entre sus aliados.

aaf/mla/ask/rba

Comentarios