• El hacker ruso, Vladimir Drinkman, comparece ante un tribunal en Estados Unidos.
Publicada: viernes, 16 de febrero de 2018 1:02

La Justicia estadounidense ha inculpado a dos ‘hackers’ rusos, extraditados de Holanda a Estados Unidos, de llevar a cabo crímenes informáticos, entre ellos piratería de servicios de pago en línea y fraude, según informaron el jueves diferentes medios rusos.

El ciudadano ruso Vladimir Drinkman, de 37 años, que ya se había declarado culpable ante un tribunal de Nueva Jersey (este) en septiembre de 2015, recibió el miércoles una pena de 12 años de cárcel.

Las autoridades estadounidenses le acusan de haber organizado “el mayor ataque cibernético” en toda la historia de Estados Unidos.

Dimitri Smilianets, otro ruso de 34 años, que fue detenido en Holanda junto a Drinkman, fue condenado a cuatro años, cuatro meses y 21 días de prisión por haber participado en un esquema de piratería informática en varios países, incluido EE.UU., que supuso cientos de millones de dólares en pérdidas para personas y empresas.

Smilianets no obstante, fue liberado en la corte dado que ya había cumplido la pena en custodia.  El ‘hacker’ y su abogado Igor Litvak, han indicado a la agencia rusa de noticias Sputnik que no contemplan apelar el fallo. “Un juicio justo, todo fue justo”, ha destacado Smilianets.

 

Drinkman y Smilianets fueron detenidos en 2012 en Holanda a petición del Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) y fueron extraditados en febrero de 2015, eso mientras Moscú alerta de “caza” de rusos por parte de Washington en todo el mundo.

Los sentenciados se encuentran entre los cinco individuos (cuatro rusos y un ucraniano) inculpados de llevar adelante una organización criminal que pirateó ordenadores de empresas y robó datos de 160 millones de tarjetas de crédito, en el mayor caso de este tipo investigado en el país. Tres de los cinco piratas informáticos están todavía prófugos.

La mayor operación afectó a Heartland, una importante empresa estadounidense de pagos en línea, a la que hurtaron 130 millones de números de tarjetas de crédito. Ello provocó más de 200 millones de dólares en pérdidas.

ask/lvs/hgn/rba

Comentarios