• El presidente electo de EE.UU, Donald Trump (dcha.) y el fundador de WikiLeaks, Julian Assang.
Publicada: miércoles, 4 de enero de 2017 19:33

Donald Trump se fía más de Julian Assange que de los servicios de inteligencia de su país y pone en duda que hubiese una injerencia rusa en las presidenciales.

En una serie de mensajes en su cuenta en Twitter, Trump se ha alineado este miércoles con el fundador de WikiLeaks al cuestionar la implicación de Rusia en ciberataques durante las elecciones presidenciales de EE.UU. y ha resaltado las declaraciones de Assange acerca de que el hackeo al Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés), pudo realizarlo "un niño de 14 años", dada la vulnerabilidad de los sistemas de seguridad.

Asimismo, el presidente electo estadounidense ha recordado que Assange aseguró en su entrevista con la cadena estadounidense Fox News que su organización no recibió los correos del DNC de Rusia.

Julian Assange dice que 'un chico de 14 años podría hackear a (John) Podesta' (el jefe de campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton)”, ha afirmado el presidente entrante de EE.UU., Donald Trump.

"Julian Assange dice que 'un chico de 14 años podría hackear a (John) Podesta' (el jefe de campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton)”, ha escrito Trump.

El magnate ha reprochado además a los demócratas que no tuvieran un sistema de defensa contra ataques informáticos, como tienen los republicanos. "¿Por qué el DNC fue tan descuidado?", plantea.

 

Adicionalmente, Trump ha cargado contra la prensa por su "doble rasero". El próximo jefe de Estado ha criticado que se informara del ataque informático al DNC y no del contenido de los documentos filtrados, que revelaban un favoritismo hacia Clinton en las primarias.

La relación de Trump con los servicios de inteligencia va a ser complicada. No es la primera vez que el magnate cuestiona su trabajo. Ya al poco de ser elegido, en una entrevista con Fox News, afirmó que no le harán falta los informes diarios de inteligencia.

En semanas recientes, con el incremento de las tensiones entre Washington y Moscú, ha habido un aumento significativo de las acusaciones de EE.UU. a Rusia por supuestos ataques cibernéticos y hackeos. 

No obstante, Moscú ha negado su implicación en este asunto, postura con la que está de acuerdo el presidente electo de EE.UU. quien ha tildado de “ridícula” la conclusión de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), acusando a los demócratas de dar alas a esta trama por haber sufrido la mayor derrota electoral de toda la historia.

tmv/mla/myd/hnb

Comentarios