• Estadounidenses protestan por la brutalidad policial contra los afroamericanos con el lema "Las vidas de los negros importan".
Publicada: sábado, 2 de enero de 2016 9:58
Actualizada: sábado, 2 de enero de 2016 10:49

Los jóvenes afroamericanos en EE.UU. corrieron nueve veces más peligro de ser abatidos por la Policía en 2015 que cualquier otro estadounidense, revela un diario británico.

Según los resultados de un estudio publicado el viernes por el diario The Guardian, los agentes del orden público asesinaron en 2015 a un total de 1134 personas, en su mayoría negros.

A pesar de que conforman solo el 2 % de la población total del país norteamericano, los afroamericanos de entre 15 y 34 años de edad constituyen más del 15 % de todas las personas asesinadas por la policía.

De acuerdo con las estadísticas de The Guardian, uno de cada 65 jóvenes de raza negra en EE.UU. es abatido por un agente de la policía.

Esta epidemia está afectando de forma desproporcionada a los negros (…) estamos desaprovechando muchas vidas de jóvenes prometedores al permitir que esto siga ocurriendo”, se lamentó Brittany Packnett, activista y miembro del grupo de trabajo sobre la policía en la Casa Blanca.

Esta epidemia está afectando de forma desproporcionada a los negros (…) estamos desaprovechando muchas vidas de jóvenes prometedores al permitir que esto siga ocurriendo”, se lamentó Brittany Packnett, activista y miembro del grupo de trabajo sobre la policía en la Casa Blanca.

Refiriéndose al brutal tiroteo del adolescente negro Tamir Rice en octubre de 2014, cuyo asesino fue absuelto, Packnett denunció que el sistema judicial penal estadounidense no considera un elemento disuasorio el uso excesivo de la fuerza con un final fatal por parte de la Policía.

Tamir Rice, adolescente afroamericano abatido por la Policía.

 

Las cifras calculadas por el medio británico para 2015 superaron 2,5 veces a los 444 homicidios registrados por el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés).

Tras la muerte de Michel Brown, de 18 años de edad, a manos de un policía blanco en Ferguson, ciudad sita en el estado central de Missouri, el país norteamericano atestiguó numerosas protestas en las que la nación acusó a los policías de ser demasiado rápidos a la hora de recurrir al uso de la fuerza con un final mortal contra ciudadanos negros desarmados.

En junio de 2015, Amnistía Internacional (AI) afirmó que la Policía de ninguno de los estados de Estados Unidos cumple con las normativas internacionales a la hora de utilizar armas letales.

mjs/anz/msf