• El portavoz de la Cancillería iraní, Said Jatibzade, habla en una rueda de prensa en Teherán, capital del país.
Publicada: lunes, 28 de septiembre de 2020 9:32

La Cancillería iraní rechaza por falsos los informes sobre diálogos entre Irán y EE.UU., señalando que tales infundios buscan favorecer campaña electoral de Trump.

No ha habido ningún diálogo, no hay y no habrá en el futuro”, ha asegurado el portavoz de la Cancillería iraní, Said Jatibzade, en reacción a los informes publicados en ciertos medios de comunicación regionales y occidentales sobre la existencia de diálogos entre Teherán y Washington en Omán.

Jatibzade asegura que son noticias falsas que buscan encubrir el fracaso de la política del presidente estadounidense, Donald Trump, respecto a Irán de cara a los comicios presidenciales del próximo 3 de noviembre en EE.UU., en los que el magnate republicano busca la reelección.

El portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores ha condenado la “visión errónea” del inquilino de la Casa Blanca respecto a los lazos con Irán. Insiste en que “el camino es bien claro. Trump debería aceptar sus errores y poner fin a esta guerra inhumana y a las sanciones crueles que ha impuesto al pueblo iraní”.

Exige, además, que Washington indemnice a la República Islámica por los daños infligidos con sus sanciones. “Tras dar de estos pasos, EE.UU. podrá recuperar su asiento en los diálogos sobre el pacto nuclear”.

 

Irán ha condicionado el diálogo con EE.UU. al regreso de este último al pacto nuclear —del que salió de manera unilateral en mayo de 2018— y al levantamiento de las sanciones contra Teherán.

Las autoridades iraníes, así como distintos expertos, afirman que las medidas unilaterales y las presiones ilegales del Gobierno estadounidense contra la República Islámica han fracasado, ya que no han logrado ninguno de los objetivos de Washington y han conducido a este país a un mayor aislamiento en la esfera internacional.

Tal aislamiento quedó claro en los fiascos de Washington ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU): uno para extender el embargo de armas convencionales a Irán, que expirará el próximo 18 de octubre en el marco del pacto nuclear, y el otro caso, para reactivar las sanciones internacionales contra Teherán.

mnz/mkh/nii/