• El presidente de Irán, Hasan Rohani, habla en una conferencia, Teherán, capital iraní, 4 de diciembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 7 de enero de 2020 17:10
Actualizada: jueves, 20 de febrero de 2020 6:00

Como EE.UU. asesinó al general Soleimani, será responsable de las consecuencias de este “acto terrorista”, afirma el presidente de Irán, Hasan Rohani.

EE.UU. asesinó la madrugada del viernes al comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y al subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, en un bombardeo contra el Aeropuerto Internacional Muhamad Alaa en Bagdad, capital iraquí.

Rohani ha abordado el tema, vía telefónica, con su homólogo francés, Emmanuel Macron, y ha denunciado que el asesinato constituye “un gran error estratégico” de la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, pues ha puesto en peligro la seguridad y los intereses de los estadounidenses y sus aliados en la región del oeste de Asia.

“Los estadounidenses deben saber que su seguridad y sus intereses en toda la región corren altos riesgos y que no podrán salir ilesos de las consecuencias de este gran crimen (…) La responsabilidad del homicidio del teniente general Soleimani y las pertinentes consecuencias recaen en el Gobierno estadounidense (…) Los estadounidenses cometieron un gran error estratégico”, ha indicado este martes el mandatario persa.

El presidente iraní ha asegurado, además, que, con este acto terrorista, EE.UU. no logró los objetivos que buscaba, sino que más bien ahora todo juega en su contra; ahora la nación iraní está más unida, y se ha fortalecido, más que nunca, la unidad entre los iraníes y los iraquíes, ha explicado.

 

Rohani ha hecho notar que el asesinato del alto estratega iraní en Irak, además de ser “un crimen imborrable” contra la nación iraní, también “violó la soberanía iraquí” y constituye “un insulto al Gobierno y la nación iraquíes”, dado que el general Soleimani se encontraba en el país árabe tras recibir una invitación del primer ministro interino de Irak, Adel Abdul-Mahdi.

De igual modo, ha pedido a todos los países que valoran la paz y la estabilidad en el mundo que “adopten una postura firme ante este crimen y acto terrorista”, que sumió a la nación persa en un gran pesar, ha manifestado Rohani.

La República Islámica, de acuerdo con el presidente iraní, “nunca” ha buscado conflictos ni la inseguridad en la región, dado que las tensiones no benefician a los países regionales, sino que más bien pueden afectar a otras partes del mundo; sin embargo, no dudará en defender sus derechos y su soberanía territorial.

Macron ha expresado, a su vez, su solidaridad con Irán por la gran pérdida sufrida, aunque se ha negado a condenar el brutal asesinato tanto del teniente general Soleimani como de quienes le acompañaban, pese a que no se hallaban en Irak en misión militar.

El presidente galo se ha limitado a decir que le “preocupan” la paz y la seguridad en la región del oeste de Asia. Al respecto, ha alertado que los hechos sucedidos podrían desatar una escalada de tensiones en la zona.

El alto estratega iraní era “una piedra en el zapato” de EE.UU. y sus aliados por haber contribuido, en gran medida, a la erradicación del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria, entre otros complots que habían urdido para la región, rica en reservas naturales, entre ellas el petróleo. 

Por esta razón, EE.UU. se encargó en persona de la eliminación del teniente general Soleimani y asumió, con gran orgullo, su asesinato.

ask/anz/rba