• El entrenador del equipo iraní de fútbol, Carlos Queiroz, habla con periodistas en Moscú, capital de Rusia, 5 de junio de 2018.
Publicada: viernes, 8 de junio de 2018 0:18

El entrenador del equipo iraní pidió a la FIFA que intervenga contra la compañía Nike por negarse a proporcionar zapatos a sus jugadores en la Copa Mundial.

“Los jugadores se acostumbran a sus equipos deportivos, y no es correcto cambiarlos una semana antes del inicio de partidos tan importantes”, ha dicho este jueves Carlos Queiroz en una sesión de entrenamiento en las afueras de Moscú, la capital rusa, donde se inaugurará el 14 de junio el Mundial de Fútbol.

El entrenador portugués de la selección nacional iraní ha dicho que pidió la ayuda de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) en este caso.

Irán está encuadrado en el Grupo B junto a España, Portugal y Marruecos, y debutará frente al equipo magrebí el 15 de junio en San Petersburgo.

En sus partidos los jugadores iraníes tendrán que usar otra marca de calzados mientras que el 60 por ciento de los jugadores de otros países participantes en el evento llevarán zapatos de la marca Nike.

Incluso el jugador iraní de la selección nacional nacido en Suecia Saman Ghoddus, que es también un delantero del club sueco Ostersunds FK, patrocinado por Nike, se verá obligado a usar otra marca de zapatos.

Los jugadores se acostumbran a sus equipos deportivos, y no es correcto cambiarlos una semana antes del inicio de partidos tan importantes”, ha dicho el gerente portugués de la selección nacional iraní de fútbol, Carlos Queiroz, en alusión a la decisión de Nike para negarse a proporcionar zapatos a los jugadores iraníes en la Copa Mundial.

 

El gigante de la indumentaria deportiva estadounidense Nike anunció su decisión para boicotear el equipo iraní de fútbol la semana pasada y afirmó que la medida estaba en línea con el anuncio del presidente de EE.UU., Donald Trump, en mayo de retirar a su país del acuerdo nuclear de 2015 alcanzado por Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

El jefe de Estado norteamericano dijo además, que volverá a imponer sanciones a la República Islámica y pidió a las compañías extranjeras terminar sus actividades en Irán.

Las sanciones se reanudarán seis meses después del anuncio en mayo, pero varias compañías europeas ya comenzaron a cerrar sus negocios en Irán por temor de ser castigadas por Estados Unidos.

ftm/lvs/fdd/rba

Commentarios