• Sede del Ministerio de Exteriores de Cuba en La Habana.
Publicada: lunes, 5 de febrero de 2018 19:26

Cuba considera las declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, alarmantes e injerencistas, que instigan abiertamente al derrocamiento por cualquier vía del Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al tiempo que socavan la unidad de la región contra el bloqueo cubano.

“Es obvio y lamentable que ni el Presidente de Estados Unidos ni su secretario de Estado conocen a América Latina y al Caribe. El nuestro ha sido un continente sometido al dominio humillante de Estados Unidos, interesado solo en extraer sus recursos en una relación desigual”, ha asegurado este lunes la Cancillería cubana en un comunicado.

La nota se da en reacción a las declaraciones del 1 de febrero de Tillerson (quien este lunes partió a Lima después de visitar Argentina), en las que acusó al Gobierno de Venezuela de aferrarse a “un sueño irreal, una visión de la región que ya ha decepcionado a su pueblo”.

En la nota también se hace alusión a los “fracasados condicionamientos” del secretario de Estado estadounidense a Cuba, pues “sin autoridad moral alguna”, se entromete en los asuntos internos del país caribeño y reclama cambios en los próximos comicios del 11 de marzo, “que sean del agrado de EE.UU.”.

Es obvio y lamentable que ni el Presidente de Estados Unidos ni su secretario de Estado conocen a América Latina y al Caribe. El nuestro ha sido un continente sometido al dominio humillante de Estados Unidos, interesado solo en extraer sus recursos en una relación desigual”, ha asegurado la Cancillería cubana en un comunicado.

 

Para Cuba, el discurso de Tillerson ratifica el sostenido desprecio con que la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, se ha referido inequívocamente a las naciones de Latinoamérica y el Caribe, a cuyos pueblos descalifica cada vez que tiene oportunidad.

En su primer año del Gobierno, el presidente de Estados Unidos, Donald  Trump, anunció un cambio de política hacia Cuba con el fin de fortalecer el bloqueo y hacer más difícil los viajes entre ambos países, un deshielo que había iniciado su antecesor, Barack Obama.

aaf/ctl/tmv/rba

Comentarios