• Personas miran en la televisión imágenes de archivo de una prueba de misiles de Corea del Norte, 11 de enero de 2022. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 15 de enero de 2022 8:00

Los recientes lanzamientos de proyectiles balísticos por Corea del Norte son una “demostración de fuerza” ante las nuevas sanciones de EE.UU., afirmó un experto.

El director del Centro de Estudios sobre Corea del Norte en el Instituto Sejong surcoreano, Cheong Seong-Chang, destacó el viernes que los últimos disparos de misiles de Corea del Norte son una respuesta a las sanciones unilaterales de EE.UU.

Además, “muestran que Corea del Norte no tiene más remedio que responder a la fuerza con la fuerza, si EE.UU. responde con sanciones incluso a los lanzamientos de misiles que no son balísticos intercontinentales”, puso de relieve el analista.

Pyongyang suele probar nuevas armas “en las primeras horas de la mañana” (hora local), no obstante, realizó sus últimos lanzamientos el viernes “por la tarde”, puso de relieve Cheong para indicar que estos lanzamientos no estaban programados y la decisión de llevarlos a cabo se tomó “de forma repentina”, en reacción a las medidas hostiles de Washington.

Asimismo, hizo hincapié en que si el país norteamericano no reaccionara “con dureza” a las pruebas de misiles del país asiático, Corea del Norte “no inflamaría” más la situación y por ende no habría otras pruebas en un futuro próximo.

 

El viernes Corea del Norte ejecutó su tercera prueba de misiles balísticos en los últimos diez días, después que el miércoles lanzara con éxito un misil hipersónico, que voló 1000 kilómetros y alcanzó su objetivo. Previamente, el 5 de enero, disparó otro misil hipersónico en su primera demostración de fuerza de este año.

En este contexto, Cheong enfatizó que, a diferencia de los lanzamientos del 5 y el 11 de enero, que se trataban de pruebas de misiles “supersónicos”, los proyectiles del viernes no eran hipersónicos.

Las declaraciones del experto se produjeron luego de que el Departamento del Tesoro de EE.UU., tras las consecutivas pruebas de misiles por Pyongyang, anunciara el miércoles que impondría sanciones a cinco funcionarios norcoreanos por su papel en “adquirir bienes y tecnología” para los programas de misiles del país.

Corea del Norte reprochó el mismo viernes que las sanciones estadounidenses demuestran que la Casa Blanca no está realmente interesada en la diplomacia y sigue buscando aislar y sofocar al país asiático, cuyo el fortalecimiento de capacidad militar, según Pyongyang, solo tiene un carácter de autodefensa ante las acciones hostiles de EE.UU. y su aliado cercano, Corea del Sur.

sar/ncl/mkh