• El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, llega a Pyongyang, la capital de Corea del Norte, 7 de julio de 2018.
Publicada: sábado, 7 de julio de 2018 13:11
Actualizada: sábado, 7 de julio de 2018 14:32

La Cancillería de Corea del Norte tacha de ‘lamentables’ los diálogos mantenidos con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

Mediante un comunicado emitido este viernes, la cartera de Exteriores del país asiático ha repudiado la “lamentable” actitud mostrada por Pompeo durante su visita a Pyongyang, en la que ha intentado “presionar de manera unilateral” al país para que abandone su arsenal nuclear.

El Gobierno norcoreano acusa en su nota a Washington de “traicionar al espíritu de la histórica cumbre” del 12 de junio entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, al plantear exigencias unilaterales de desnuclearización de la península.

En el texto, Corea del Norte advierte de que los resultados de las conversaciones fueron “muy preocupantes”, porque han llevado a una “fase peligrosa que podría destruir nuestra voluntad, hasta ahora firme, de desnuclearización”.

Pompeo llegó ayer viernes a la capital norcoreana para tratar los primeros detalles sobre la desnuclearización a la que se ha comprometido Pyongyang. Allí ha abordado el tema durante más de ocho horas en dos días con Kim Yong Chol, el brazo derecho de Kim.

 

El máximo diplomático estadounidense, sin embargo, ha considerado las conversaciones “muy productivas”. “Estos son asuntos complicados, pero hemos progresado en casi todos los asuntos centrales. En algunos temas se ha progresado mucho, en otros todavía hay más trabajo por hacer”, ha apuntado a los periodistas Pompeo antes de llegar a Tokio, la capital japonesa, procedente de Pyongyang.

Al final de la histórica cita de Singapur, Trump acordó detener los ejercicios militares de Estados Unidos y Corea del Sur en torno a la península de Corea y dar a Pyongyang garantías sobre su seguridad, mientras que Kim reiteró el compromiso de su país a desmantelar su arsenal atómico.

En cualquier caso, persisten numerosas incógnitas respecto al destino del pacto alcanzado por Kim y Trump, dado que en casi un año y medio de mandato el inquilino de la Casa Blanca ha dado la espalda a numerosos acuerdos internacionales, creando un clima de desconfianza a su alrededor y entre sus aliados.

ftm/mla/alg/rba