• El viceministro de Salud de Irán, Iray Harirchi, durante una conferencia de prensa celebrada en Teherán, la capital iraní, 21 de febrero de 2021.
Publicada: lunes, 22 de febrero de 2021 6:11

Un responsable iraní dice que la República Islámica iniciará en abril la inoculación con una vacuna contra la COVID-19 que desarrolla en colaboración con Cuba.

El viceministro de Salud de Irán, Iray Harirchi, afirmó el domingo que el fármaco, la Soberana 02, que la República Islámica está desarrollando en colaboración con Cuba, podría ser la primera entre los candidatos iraníes en obtener la aprobación regulatoria para uso público.

La vacuna conjunta de Irán y Cuba estará disponible antes que todas las demás vacunas iraníes y es posible que se aplique antes de mayo”, dijo a los periodistas después de un evento.

Irán y Cuba, dos aliados afectados por las sanciones unilaterales impuestas por Estados Unidos, llegaron a un acuerdo a principios de enero para cooperar en la complementación de evidencias clínicas del candidato vacunal cubano contra el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, la Soberana 02.

Según el acuerdo rubricado por el Instituto Finlay de Vacunas de Cuba y el prestigioso Instituto Pasteur de Irán, la parte cubana se compromete a transferir tecnología del proyecto de la vacuna la Soberana 02 a Irán y producir de manera conjunta el fármaco dentro del país persa.

La Soberana 02 comenzó su fase II de ensayos clínicos el pasado 22 diciembre cuando los primeros voluntarios recibieron la inmunización. Conforme a BioCubaFarma, al que pertenece el Instituto Finlay de Vacunas, luego de la fase II de investigaciones clínicas, comenzará la tercera etapa de los ensayos, en la cual prevén la evaluación de eficacia tanto en el país caribeño como en el exterior.

 

Irán tiene también otras dos importantes vacunas candidatas para hacer frente a la pandemia del nuevo coronavirus. La primera que inició la fase I de ensayos clínicos en humanos es COVIRAN Barekat, un fármaco que es efectivo contra la cepa británica del nuevo coronavirus.

El país empezó a vacunar al primer grupo de su personal sanitario el mes pasado con la vacuna rusa Sputnik V y planea producirla en conjunto con la nación euroasiática. Además, ha comenzado a importar una vacuna china y pretende comprar una a La India para acelerar la campaña de prevención nacional contra la COVID-19.

El avance de Irán en la producción de vacuna se produce, a pesar de que el país es blanco de sanciones estadounidenses. Las autoridades iraníes han denunciado una y otra vez el impacto negativo del “terrorismo económico y médico” de Washington y las restricciones que dificultan las importaciones de medicamentos, equipos y artículos de primera necesidad, y las califican de “crímenes de lesa humanidad”.

ftm/ctl/krd/mkh