• Homenajes a los niños enterrados en la escuela india Kamloops en Columbia Británica, en el oeste de Canadá, junio de 2021.
Publicada: jueves, 24 de junio de 2021 15:44
Actualizada: jueves, 24 de junio de 2021 18:24

Irán, Rusia y China, entre otros países, urgen a la ONU a investigar crímenes sistemáticos y violaciones de derechos humanos contra los indígenas en Canadá.

Estamos profundamente preocupados por las graves violaciones de derechos humanos contra los pueblos indígenas en Canadá. Históricamente, Canadá robó las tierras de los pueblos nativos, los mató y erradicó su cultura”, denunció el martes el ministro de la misión china en Ginebra (Suiza), Jiang Duan, en la 47 sesión del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Hablando en nombre de un grupo de países compuesto por Irán, Rusia, Venezuela, Siria, Bielorrusia y Corea del Norte, el diplomático chino hizo referencia al horrendo hallazgo, el pasado 29 de mayo, de una fosa común con los restos de 215 niños —algunos de tan solo tres años— en un internado creado para integrar a los miembros de la comunidad indígena de Canadá.

Se trata de antiguos estudiantes de la escuela india Kamloops en Columbia Británica, en el oeste de Canadá. El internado fue administrado por el Gobierno y operado por la Iglesia católica entre 1890 y 1969.

 

Pedimos una investigación exhaustiva e imparcial de todos los casos en los que se cometieron crímenes contra los pueblos indígenas, especialmente los niños”, dijo Jiang, al tiempo que instó a Ottawa a detener de inmediato las violaciones de derechos humanos contra los pueblos nativos.

El diplomático chino citó informes que decían que durante los siglos XIX y XX, más de 150 000 niños indígenas en Canadá fueron separados de sus padres por la fuerza y enviados a internados.

Denunció que los menores sufrían desnutrición aguda y la mayoría de ellos habían sido víctimas de abusos sexuales y violaciones. “Al menos 4000 niños murieron de enfermedades, negligencia, accidentes o abusos mientras estaban en las escuelas”, aseveró haciendo eco de reportes.

Este jueves, dos días después del discurso de Jiang, el diario canadiense National Post ha revelado el descubrimiento de otros cientos de tumbas sin marca cerca de una antigua escuela indígena en Canadá. Se espera que el número total de los restos recién encontrados, muchos de los cuales se cree que son niños nativos, sea más de tres veces mayor que los 215 descubiertos en Kamloops.

Los medios locales estiman que el número de niños que falleció en los internados oscila entre 3000 y 6000. Los líderes de la tribu Primera Nación insisten en que la historia nunca debe repetirse.

La separación forzosa de hijos de las comunidades indígenas de sus padres formaba parte de un gran programa colonial diseñado para despojar a las naciones indígenas de su historia y su cultura, y anular su futuro. Para conseguirlo, Canadá puso en marcha un sistema con el que pretendía “matar al indio dentro del niño”.

A pesar de que la Iglesia católica era un cómplice directo de los crímenes genocidas del Gobierno canadiense contra los niños autóctonos, el papa Francisco, jefe del Vaticano, se limitó solamente a expresar su “dolor” por lo sucedido en Kamloops, y nunca se disculpó por ello.  

ftm/ctl/rba