• El presidente de EE.UU., Donald Trump, Japón, 29 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 26 de junio de 2020 18:05

Autoridades chinas advierten a EE.UU. de que las presiones que ejerce en campos “intocables” del gigante asiático pueden poner en riesgo el acuerdo comercial.

En un artículo publicado este viernes, el diario estadounidense The Wall Street Journal ha señalado que Pekín ha acusado a Washington de interferir en sus asuntos sensibles, como Hong Kong y Taiwán, dos regiones que China considera parte integral de su territorio nacional.

Además, ha urgido a las autoridades norteamericanas que implementen la Fase Uno del acuerdo comercial sellado el 12 de diciembre de 2019 que impide la entrada en vigor de nuevos aranceles que aplica Estados Unidos sobre importaciones chinas, indica el informe.

Al respecto, el documento cita a una reunión que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el principal diplomático de China, Yang Jiechi, mantuvieron los pasados 16 y 17 de junio en Hawái, donde el representante chino además de haber expresado la “fuerte indignación” de Pekín por las injerencias de Washington en sus asuntos internos, subrayó la necesidad de “trabajar juntos” para llevar a término el mencionado acuerdo comercial.

 

Las palabras de Jiechi significan que ‘la parte estadounidense debería abstenerse de ir demasiado lejos en la intromisión’ y que ‘no deberían cruzarse las líneas rojas’”, concluye el rotativo citando a las explicaciones de una de las personas familiarizadas con las conversaciones.

Este mismo viernes, Pompeo ha informado sobre las retracciones de visas que la Casa Blanca ha impuesto a funcionarios del Gobierno chino por “socavar el alto nivel de autonomía de Hong Hong”.

China y el país norteamericano comenzaron en 2018 una guerra comercial que llevó a la imposición mutua de aranceles, aunque en noviembre de 2019 llegaron a un acuerdo, lo que permitió que ambas partes cancelaran algunos de los aranceles existentes sobre mercancías, no obstante, la tensión volvió a aumentar por la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, de la que el presidente Donald Trump culpa a China.

En medio de la escalada de tensiones entre ambos países, Trump, decidió revocar el estatus especial que otorgaba a la región semiautónoma de Hong Kong en comercio y limitar el ingreso a EE.UU. de estudiantes graduados e investigadores chinos identificados como posible riesgo de seguridad.

Pekín enfatiza que Washington debería respetar las posturas y medidas de China en asuntos clave, detener su interferencia en asuntos como Hong Kong y Taiwán y trabajar para reparar las relaciones bilaterales.

msm/lvs/nlr/mjs