• Los portaviones John C. Stennis (izq.) y Ronald Reagan (dcha.), y otros buques de guerra en el mar de Filipinas, 18 de junio de 2016.
Publicada: martes, 1 de enero de 2019 19:31
Actualizada: miércoles, 2 de enero de 2019 2:33

Ante las crecientes tensiones entre Washington y Pekín en alta mar, un militar de alto rango chino propone hundir naves de EE.UU. para acabar con el conflicto.

El vicealmirante de la Academia de Ciencias Militares del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, Luo Yuan, sugirió que el hundimiento de dos portaviones estadounidenses resolvería la disputa en torno al mar de la China Meridional, según informa este martes la agencia oficial de noticias de Taiwán, CNA.

Conforme al reporte, el destacado militar chino, en un discurso ofrecido el pasado 20 de diciembre en la cumbre de la Industria Militar de 2018, insistió en la superioridad de los misiles balísticos y de crucero de China ante los sistemas defensivos de la Armada estadounidense.

“Lo que más teme Estados Unidos es sufrir bajas”, declaró el vicealmirante Luo, para después indicar que la destrucción de un solo portaviones costaría la vida de 5000 militares norteamericanos. “El hundimiento de dos duplicaría ese número”, agregó.

Pekín debe “usar su fuerza para atacar las deficiencias del enemigo. Atacar donde sea que el enemigo tenga miedo de ser golpeado. Donde sea que el enemigo sea débil”, señaló el vicealmirante chino.

Pekín debe “usar su fuerza para atacar las deficiencias del enemigo. Atacar donde sea que el enemigo tenga miedo de ser golpeado. Donde sea que el enemigo sea débil”, ha indicado el vicealmirante de la Academia de Ciencias Militares del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, Luo Yuan.

 

La disputa desatada en torno al mar de la China Meridional ha dado lugar a enfrentamientos verbales entre el gigante asiático y la Casa Blanca. En los últimos años, Washington ha incrementado su presencia militar en la región, defendiendo su derecho a la libre navegación.

China, no obstante, ve una “provocación” en la presencia de EE.UU. en las aguas de su entorno, y acusa a Washington de desestabilizar la zona, violar su soberanía y buscar señorearse sobre las aguas en cuestión.

Pekín reclama la mayor parte de ese mar, incluidas las zonas cercanas a las costas de muchos países del Sureste Asiático. Reivindica, además, su soberanía sobre las islas artificiales que se han construido en el área.

myd/anz/ftn/rba

Comentarios