• El exjefe del Estado Mayor de China Fang Fenghui durante una reunión con su entonces homólogo estadounidense en Pekín, 15 de agosto de 2017.
Publicada: martes, 9 de enero de 2018 18:45

El antiguo jefe del Estado Mayor de China Fang Fenghui está siendo investigado bajo la ‘sospecha de haber percibido sobornos’ y, por ello, se ha convertido en el último objetivo de la campaña del presidente chino, Xi Jinping, contra la corrupción en las Fuerzas Armadas.

La agencia estatal china de noticias Xinhua ha informado este martes de que Fang Fenghui, de 66 años de edad, es sospechoso de haber recibido y dado sobornos, por lo que es muy posible que pase a disposición de los fiscales militares; sin embargo, no ha ofrecido más detalles al respecto.

Fang, alguna vez el comandante más joven de una región militar del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China, fue descrito como un “oportunista” por miembros del Ejército chino.

Él es un exmiembro de la poderosa Comisión Militar Central (CMC) del gigante asiático y el último “tigre” en ser blanco de una pesquisa de corrupción tras el suicidio de Zhang Yang, que sirvió, junto a él, en la comisión y se suicidó en noviembre de 2017 mientras se desarrollaba una ‎investigación sobre su presunta implicación en casos de corrupción.

Fang mantiene estrechos vínculos con los superiores y subordinados de Zhang porque ambos fueron protegidos de los exvicepresidentes de la CMC Guo Boxiong y Xu Caihou, con Fang como el oportunista más hábil, seguido de cerca por Guo”, dice una fuente cercana al Ejército chino.

 

“Fang mantiene estrechos vínculos con los superiores y subordinados de Zhang porque ambos fueron protegidos de los exvicepresidentes de la CMC Guo Boxiong y Xu Caihou, con Fang como el oportunista más hábil, seguido de cerca por Guo”, ha dicho una fuente cercana al Ejército chino, citada por South China Morning Post.

Asimismo, ha precisado que la investigación sobre Fang ha sido anunciada tan tarde debido al repentino suicidio de Zhang y para reducir el impacto de dicha muerte en la moral de la Armada china.

El mandatario chino dirige desde hace casi cinco años una campaña anticorrupción. De hecho, en octubre de 2017 insistió en la tolerancia cero hacia la corrupción en su formación, es decir, el Partido Comunista de China (PCCh), y en otros órganos del país asiático.

ftn/anz/alg/rba